24 de mayo de 2005

Caminante del Cielo




Con María Victoria, vimos ayer la Venganza de los Sith, la última entrega de la producción que por casi 30 años nos ha vendido en cuotas George Lucas.

Era mi segundo intento por ver la película y no dudé en combatir la lluvia y empaparme de las multitudes en el mall, la larga fila de espera y la sala llena hasta el marcador de goles.

Me pareció un momento cumbre en mi historia personal del cine: como aquella vez en que me calzaron tacos altos para que fingiera tener 14 años y pudiera ver “Lo que el viento se llevó”; o aquella otra en que entramos con Superman al Templo de Hielo que preparó su padre; o esa tarde mágica en que ví a la Bruja de Blanca Nieves caer por los abismos.

Eran los tiempos en que iba con mi abuelita al cine y nuestra aventura en la oscuridad era acompañada por toda clase de golosinas y un pequeño envase de plástico destinado a la función de pelela.

La Venganza, bajo una cubierta de capa y espada; maniobras de combate y coloquios románticos, encierra el hilo de una antigua tradición religiosa y las claves de la convivencia en una Sociedad Libre.

Buda enseñó que el apego: a la pasión, al poder, a la vida, a la riqueza, causa sufrimiento y corrompe la personalidad. En cambio, la compasión, la empatía y la fraternidad, causan alegría y paz.

La película, que incorpora una versión contemporánea del proceso iniciático bajo la matriz de la ilustración, tiene la gracia de presentar en versión masculina- femenina el arquetipo del iniciado, mediante una pareja de gemelos.

En otro campo de mayor detalle, pero de especial relevancia, la obra reemplaza el tradicional perro del Tarot, el inolvidable Toto de Doroty, por un robot experto en librar a los protagonistas de los abismos galácticos.

Con ello, se subraya una realidad cada día más notoria, a saber, el rol de auxilio, compañía y protección que nos prestan las tecnologías.

Otro punto, de singular relevancia, es el de la tentación que seduce al joven Anakin, quien va más allá de Jesús en el Desierto y llega a ungirse como Príncipe de todo el Universo.

El caminante del cielo –skywalker - siguiendo el modelo trazado por los héroes solares, atrapado en las tinieblas de la noche, comienza la lucha por abandonar la codicia, la pasión por los placeres, el delirio del poder.

Al conectarse Anakin con los vicios propios de las personas comunes, se torna más entendible y más próximo a nosotros en el camino del crecimiento espiritual.

Deja de ser un semidios, y, pese al acero de sus implantes, se transforma en un hombre.

Me entretuve mucho con el despliegue de la simbología iniciática, pero, lo que más me impactó es la provocadora mirada de la obra sobre nuestra historia, y, particularmente sobre lo que ocurre con Estados Unidos de América.

El Canciller, coludido con sus “adversarios”, inventa guerras para incrementar su poder, en desmedro del Parlamento, la libertad y las mentes lúcidas de su comunidad: los Jedi.

En el campo de la historia, algo así nos ocurrió con la Democracia de Atenas, la República Romana y la Alemania de Weimar.

Tal vez, algunos de los millones de espectadores de esta película, buscarán en Internet las enseñanzas de Buda o indagarán sobre el incendio del Parlamento Alemán y el pacto de no agresión entre Hitler y Stalin.

Otros, quizá, vean reminicencias de Ricardo III, cruel y deforme, ordenando la muerte de su hermano y sus sobrinos; de Macbeth engañado por las profecías; o de Otelo, manipulado a través de los celos hasta estrangular a su amada y quedarse sin alma (Desdemona).

En el plano de la coyuntura, no es necesario ver debajo del agua para encontrar alusiones directas a la política de alianza y garrote seguida con Irak, bajo la presión de los grupos económicos vestidos con el ropaje del conservadurismo cristiano y la seguridad nacional.

Tampoco pasa inadvertido, el cuestionamiento hacia la conducta de las masas que aplauden la guerra y la restricción de las libertades, prisioneros del miedo, la ignorancia y el fanatismo.

Pero, la cinta, no se queda en la denuncia, se da el trabajo de mostrar algunas de las puertas de escape: la educación y las artes.

La educación, se nos presenta como un peligro para el poder. La Tiranía, necesita eliminar a los niños que se entrenan para distinguir el engaño de la realidad y se forman en el amor a la virtud.

El Poder requiere de hombres cegados por el miedo, que no pregunten, no opinen, no disientan.

La Tiranía necesita de técnicas, no de humanidades que a la manera de Virgilio, muestren el camino hacia los Cielos. Necesita de hombres dedicados a sus propios negocios, no de mentes universales.

La película realza el valor de las artes, al combinar con maestría los requerimientos de la industria cinematográfica y la necesidad de exponer con claridad los temas que atañen al desarrollo de la humanidad.

Todavía más, la propia obra, al expresarse en términos simbólicos, invita a crear lazos entre la ficción y la realidad. La película es un tesoro, no por la cantidad de información que entrega, sino que por la variedad y el número de las asociaciones que invita a practicar, permitiendo el crecimiento y el aporte de cada espectador.

Esto significa que la película es un istrumento didáctico, una fuente masiva de diálogo y expansión del alma, en la línea de la Divina Comedia, el Quijote, el catálogo de dramas Isabelinos, Fausto o la obra Proustiana.

La Venganza de los Sith, milita en esa venerable tradición, en medio del Pop Corn y de los Malls.

George Lucas: «Ojalá este filme pueda despertar a la gente en EE.UU.»

Madrid, ABC,, 16 de Mayo


George Lucas recogió ayer el premio de honor del festival (Cannes) a bordo del «Queen Mary II», el barco de pasajeros más grande del mundo, que fondeó en la bahía de esta ciudad. «Ojalá el filme pueda despertar a la gente de Estados Unidos, en especial ante amenazas a nuestra democracia», afirmó el cineasta. La historia subliminal de «La venganza de los Sith», subrayó en rueda de prensa antes del estreno de su película fuera de competición, es «saber cómo una democracia se convierte en dictadura. Cuando escribí este episodio no estábamos en guerra en Irak, financiábamos a Sadam Hussein, le ofrecíamos armas de destrucción masiva, no le considerábamos un enemigo. Es increíble el paralelismo entre lo que hicimos en Vietnam y en Irak. En Estados Unidos puede haber problemas en democracia; de corrupción, por ejemplo».





23 de mayo de 2005


océano
imagen

Noche de Tormenta

Desde niño, me encantan las noches de lluvia y viento.

Ver las olas aplacar su furia contra la ciudad,

mientras la ventanas del Cap Ducal

se efuerzan por contener la tormenta.


Esta semana estuvimos con Gabita,

habitando una noche de viento

llenamos de letras verdes los manteles

y nos besamos con palabras que sabían a

vino y lluvia.



No demasiado lejos,

hombres de 18 años,

emprendían una marcha de nieve y muerte.





Gaby:


Ya el vino baña mis ideas

y cubre mis palabras

como la espuma de este mar:

incitándonos a volar

por la atmósfera

de velas y humo.



G.

Eres franca y tumultosa

como el torrente acuoso de tu mirar.

Bebes acaso del cielo para ser tan libre?


Gaby:

Viene la libertad acaso del cielo

o de un rincón inexplorado en el fondo de tus ojos,

donde no caben ya las excusas

y se llenan de razones las ideas

en la consecuencia taciturna de la tarde

que antecede al pabellón de mis delirios.


G.:


Has ocupado los puentes que ceden a tu belleza?

Los has cubierto con tus ojos hasta que los perdone la tarde?


Gaby:


¿Será mi paladar o mi lengua quien degustará las sorpresas

que esta noche esconde tras sus estrellas?


G.:


Has practicado conversar con la lunas hasta persuadirla de dormir sobre tu pecho

y enseñarle tus deseos y tus sueños?



Gaby:


A media Luz las palabras

se transforman en versos

que tu poesía llega a completar,

llenándolo todo de un matiz de velas,

tan íntimo, tan tuyo,

como las flores de una mujer

que escapó de tus brazos.

Me encanta tu voz,

porque se vuelve canto de la tierra;

una fiesta de vírgenes en

guerra.


Allí donde hay dos bandos.


Tu corazón y el mío.


G.

Versos tristes,

como el sonido de tu orinar sobre las playas.


Gaby.


¿Has hablado tú a la niebla

y al esbozo de lluvia

que esta noche nos conmueve,

has preguntando por países lejanos,

donde sólo habitan los versos de la belleza

efímera?


Has preguntado: Quién eres?



G.:


Cómo será tu despertar

cuando comience la primavera

y tu nombre sea azul,

vuele y se extienda?.


Gaby.:


Será triste mi nombre,

como es el verde esta noche?

Triste en su andar y su vestir....

de penas pasadas será triste?.

Triste como tus ojos

tras el manto de estrellas que nos convocan.

Triste como las chispitas

que ya no despiertan en mis manos.

Triste como el sabor de tus besos

en mis labios cuando ya no han de regresar.?


G.:


Porqué te ufanas de poseer la noche perfecta; análoga al aroma de tus senos y al

rostro divertido de tu cara cuando es domingo y amanece?


Gaby:

¿Llenas tú también la noche de risas sin desespero, atrapando el espacio sin fin

que en la víspera han dejado las caricias?


G.:


Has perdido tu piel en un camino de Santiago

cuando Jesús era azul

y bebía whisky

mientras fumaba y reía?


Gaby:


Fue quizás perdiendo mis pasos

que encontré tus versos en una copa de vino?

Fue entonces

que los juicios sobresaltados de la piel

habitaron la luz de los espacios

para menguar tus intenciones

y mis palabras multiformes.



¿Qué hago ahora con las chispitas en mis manos?

¿Qué hago ahora

con toda la magia

que no he de hallar sobre su piel?


G.:


Nada de tu boca me pertenece,

pero cuando llenas de imágenes la noche

o viertes tus ojos sobre mis sueños,

algo de mí se queda

entre los dedos,

entre los dedos de tus pies.



Gaby.:


Me encantan las noches contigo

porque se visten de poesía.

Me encantan porque me llenas

de caricias y deseos

que en otros sueños se han de encontrar.

22 de mayo de 2005

De Isabel a Gabita

Este mediodía estuvimos con Paty y Luz, almorzando con Isabel Parra.

Estuve feliz de beber de su copa, copuchar de la poesía, del arte, de la política.


Ella es bajita y linda, como una abuleita sabia y poderosa.


Ahora voy a juntarme con Gaby.


Ella me preguntó aquella noche de tormenta, en que murieron tantos:


¿Viene tu libertad acaso del cielo, vino del fondo inexpolorado de tus ojos;

allí donde no caben las excusas y se llenan de montañas las ideas, en la consecuencia

taciturna de la tarde, que entecede al pabellón de mis delirios?.


Me gusta Gaby cuando habla, me gusta cuando dedica sus labios a mi boca, me gusta su

soñar.


Extraño su olor de naranjas y sus poemas de mujer nueva, impúdica, verdadera.

15 de mayo de 2005

Rostro Violeta




El candidato de la extrema derecha, antiguo apologista de nuestro
anciano y demente ex dictador, llevó su mejor rostro de tabla hasta
las riberas del Bío Bío para afirmar que de haber estado mejor
informado, hubiera votado NO, como la mayoría de los Chilenos, en el
plebiscito de 1988.

Quizá nunca visitó Isla de Maipo, donde varias madres campesinas
buscaron por años a sus maridos y sus hijos con la fabulosa "suerte"
de encontrar sus restos en una mina de cal en la localidad de Lonquén,
hacia fines de los años 70.

Nunca supo de los profesores y alumnos que desaparecieron de su propia
Universidad; nunca se preguntó por la ausencia de elecciones o de
prensa libre; nunca escuchó los helicópteros sobre su cabeza.

Nunca vió aquel programa de TV en que un ciclista mostró la bicicleta
de su hermano, Sergio Tormen, una persona inexistente para el Estado de Chile.

Nunca tuvo acceso a los Informes de las Nacionaes Unidas sobre los
Derechos Humanos en nuestro país.

Nunca escuchó radios de onda corta ni tuvo acceso a las Cartas
Pastorales de sus propios Obispos.

Un hombre tan mentiroso debería ponerse, al menos violeta, luego de
pronunciar semejante sinvergüenzura.

Hay millones de personas que deberían andar violetas por las calles.

Gonzalo Villar

9 de mayo de 2005

Un Aguacero en Imágenes


En estos días, intervine la Escuela de Medicina de la Universidad del Mar en el Cerro Placeres de Valparaíso.

Ocupamos una sala de clases y el hall con el registro visual de cuatro series de instalaciones: aquella que juega con huevos vestidos de mar y copas, denominada “Ciudad de líneas azules” : otra que gira en torno a una cama impúdicamente azul, llamada “Habitación de Poeta”; una tercera , habitada por una novia porteñísima, que lleva por título: “Hermosa como una boda”; y una última consistente en la publicación de viñetas en medios de prensa, bajo el afán de habitar la mirada de las multitudes.

Estas líneas de acción se incorporan al poemario “Prófugos de un aguacero azul”, creado bajo el plan de explorar paulatinamente distintos soportes y vías de expresión de un creciente imaginario poético.

“Ciudad de líneas azules”, realizada en Valparaíso y Buenos Aires, tiñe con el color de los sueños, los cabos que nuestra ciudad interior tiende hacia el mundo.

“Habitación de Poeta”, alude al exhibicionismo intimista del creador.

Luego de quebrar una cama con la fuerza del amor, acordamos con mi delgada Princesa, encargar a los presos de Colina la construcción de un refugio dotado del vigor necesario para contener nuestra pasión.

Sin embargo, nunca nuestros cuerpos llegaron a compartir esa cama, que quedó inmensa y azul para pensar en ella y su dulzura.

Ajíes, chocolates, champaña, fotos y poemas se sumaron a ese lugar, produciendo el espacio de muerte y vida, propio de una cama encantada por los duendes de mis sueños y recuerdos.

En Valparaíso, una ciudad que ama el mar, “Hermosa como una boda”, despliega la magia del sol sobre sus techos, habitantes y rincones.

Me impacta el amanecer en mi ciudad, la explosión de colores naranjas en el horizonte, el Aconcagua que bosteza en los cielos y la fuerza bendita del sol, transformada en novia, océano, pueblo y bóveda celeste.

Las fotografás digitales - mediano formato - son de Daniel Avendaño y las tradicionales son de mi autoría.


7 de mayo de 2005

Aconcagua




Todo el mundo sabe que me encanta la visión del monte Aconcagua desde Valparaíso.

Cuando me topo con ese panorama milenario, me invade una terrible sensación de fragilidad y corre por mi cuerpo el temor de que ese panorama maravilloso, nunca más se presentará ante mis ojos.

Profundizando en el tema, estimo que ello se explica por dos razones: la primera, por haber descubierto esa visión magnífica, sólo al llegar a la tercera década de mi vida; la segunda, y, más importante, radica en la precariedad de la felicidad y la agilidad con que el amor se rompe y se torna en hielo, distancia, infortunio.

Cuando miro el Aconcagua, pienso en Alma y y su delgada alegría azul sobre mi rostro.



2 de mayo de 2005

Jesús


Jesús está con nosotros; baila tango; fabrica condones; juega con los niños; lee el Talmud en las Sinagogas; tiene Sida y Cáncer; reza descalzo en las Mezquitas de Estambul; llena puzles en diarios de provincia; practica rugby y bric abroc.

Jesús está en las Cárceles; toca jazz, aspira bencina bajo los puentes; regala chocolates a las magdalenas y pone música en los bares gay.

Jesús tiene hambre; busca trabajo; come en los basureros; quiebra las vitrinas de los bancos; está viejito y es niño; se droga y deja marcas en su piel; camina con frío hacia la escuela; habla con los copihues y los tigres; opina en las asambleas; escucha crujir las camas de nuestras madres.

Dónde está Jesús?


1 de mayo de 2005

Sabes?


Sabes?

Hoy te daré un beso
y el día será mi cielo.

Hormigas taratamudas y pacifistas
se acercarán a vernos.

Yo diré vamos.
Tu dirás: no puedo.

Yo entenderé tu boca.
Tu soñarás mi cielo.

Cuadro: "Mujer ante el espejo", Picasso 1931.



De algo así se trataba...

Mi reina tiene una vagina poderosa


Mi reina tiene una vagina poderosa, irrefutable,clásica, no demasiado peluda, irrepetible, distinguida, modelo 1949, huele delicioso y diferente, sabe a ostras, jarabe dulce y vizcoso, mantequilla de azúcar ácida, elixir de almidón.

Mi reina tiene una vagina inteligente, rebelde, llena de neuronas, solidaria si hay orgasmo, requirente en su ausencia, implacable en su ambición.

Mi reina tiene una vagina girasol, pluralista, canchera, triángulo frotoso y lúcido, labios cómplices y mojados, venerables gotas rojas en el colchón, cuando es aquel lunes y estoy yo.

30 de abril de 2005

Quebrar la ley




Invocando el recuerdo del mítico Allen G., paso a dejar testimonio de una devastadora violación a la ley, al sentido común y a la ética.

Anoche nos juntamos con Alicita, Marcela y Carla en el fermoso departamento que Ali tiene en la Avenida Argentina, poco antes de acudir a un recital íntimo de tango en la nueva Casa de Patty en Cerro Alegre.

Luego de unos pisco souer en polvo, partimos a dominar la noche.

Como Ali no maneja, le pidió a la Marce que nos llevara, aprovechando su licencia de mover autos.

En el estacionamiento. Fatal. Marce ha olvidado conducir artefactos mecánicos. Media hora de ensayos y no hay caso. Marce abandona el volante en medio de la Avenida principal de Valparaíso, con el limpia parabrisas andando, todas las luces prendidas, los otros vehículos piteando. El Caos.

En la emergencia, salto de la banca. La Carlita me daba apoyo, Alicita rezaba, la Marce daba instrucciones.

Acelero para no detenerme en las luces rojas, evitando así el riesgo de parar el motor. Malditos peatones. Se atraviesa un carro tirado por mano. Giro a la izquierda pegado a la vereda contraria. Doblo hacia Esmeralda y quedo en medio de la calle con el motor parado. Hay suerte. Última etapa, subo por Almirante Montt. Nos esperaban en el Cinzano, pero no sé estacionar y menos en subida. La pata al fondo. Llegar o morir. Giro a la derecha en Lautaro Rosas, un espacio, orillarse y misión cumplida. Aplausos.

Vicky y los chicos estuvieron divinos, bailamos tango champurriado. El regreso estuvo suave, cayendo por los cerros sin mirar a los pacos, conduciendo a medias y sin licencia.



29 de abril de 2005

Ella

Cuál es tu nombre ?; lo doblas cada noche antes de acostarte?.-

Me miras y tus ojos reparan mi tristeza.

26 de abril de 2005

Mañana la veré

Seguramente mañana veré a Alma. Necesitaré un buen fin de semana para reponerme. Tal vez, ella vista de blanco y yo de azul.

20 de abril de 2005

Mi billetera trajo la historia del diván

El honrado trabajador de mi país, don Juan Molina M., maestro carpintero de hermosos muebles en la calle Constantino Nº317, de Estación Central, encontró mi billetera.

La pobre, viajó más de cinco horas en esos horrendos buses amarillos, dió vueltas por Santiago y fue a parar a sus manos obreras y limpias.

Ella, que proviene del Perú, siempre ha tenido suerte, me ha acompañado en Washington, en Estambul, en París, aferrándose a mí, pese a quedarse olvidada en las mesas universitarias, en los taxis, en los buses. Una noche se extravió con tres millones de pesos que no eran míos y regresó, silenciosa y triste, luego de dormir en un auto de alquiler.

La alegría por este reencuentro, me lleva a cumplir la promesa concerniente a la historia del Diván, que es, en cierto modo, la historia de las féminas asociadas a ese mueble, recientemente maltratado por una profanadora.

Juan Ignacio, es una amigo francmasón, que estuvo a cargo de mi docencia, lo que significa, juntarse a conversar seguido por varios años, algunas veces en los propios hogares.

En la casa de madera que Juan Ignacio tenía en el Cerro San Juan de Dios, estaba ese bendito Diván.

Juan Ignacio es muy simpático, pero su mayor tesoro, es, sin lugar a dudas, su pareja "Johanna", cultísima, judía, enfermera de guerra, dueña de un gran vozarrón mediterráneo, colorina, propietaria de un Castillo, ex polola de Luciano Cruz, excelente cocinera, conocedora del mundo, dueña de once gatos y un perro, ex mirista, trotkista, buena amiga, madre de Emanuel, dueña de frases célebres como: "el matrimonio es algo demasiado importante como para confundirlo con el amor".

El asunto es que me encanta encontrarme con Johanna y alimentarme de su mano mágica y de sus historias, siempre entretenidas, con escenarios en Nicaragua, Israel, Vietnam o Paris... pese a los once gatos malcriados, ungidos con nombres del talmud.

Bueno, Johanna es desde hace años mi compinche y confidente, y, en ese rol, le encantaba observarme caer en los brazos de morfeo en su antiguo diván con pinta de haber pertenecido al Círculo de Viena.

Un buen día, me regaló su Diván, en agradecimiento de algún trámite que ya he olvidado y ese mueble mágico, entró en mi vida, más concretamente a mi oficina.

Por qué un diván en mi Oficina?. Por Alma, ella inculcó en mí, la idea de que los espacios de trabajo, deben ser acogedores, permitir un baño, una siesta, un momento de pololeo, pues son los lugares en que pasamos la mayor parte de la vida lúcida.

Como ejemplo, estaba su oficina en el Hospital de Quillota, con ventanales al jardín; un árbol que creció para atraer a los picaflores, una ducha y una mesa tallada, por uno de sus tantos admiradores.

Como a mí me gusta dormir después de almuerzo y en los primeros meses de mi trabajo como abogado liberal, no había demasiado ajetreo, el diván cumplió fielmente como fuente de descanso.

Pero, con el tiempo, advertí que posee una gran atracción respecto de las féminas. En algunos casos, sin ser de mi confianza, llegan y se acuestan, en otros, esperan que me ausente para depositar sus cuerpos sobre ese sugerente mueble.

A mi modelo Carlita, le encanta extenderse allí para ser masajeada; Sofía estuvo empeñada en romperlo para alcanzar un orgasmo; Gaby, durmió allí, una gran siesta, envuelta en su olor de naranjas y flores.

Bien por mi billetera y mi diván!!!!!!

********

Después de aparecido este posteo, vino una extraña réplica de "mi princesa", en http://ladoscuro.bitacoras.com

Será que perdí toda mi razón?. Juzguen ustedes.

Tengo a mi lado una princesa en promoción que no detona mis románticas rimas de amor......
Tu no eres esa mujer........Que me llena el alma y calma mi ansiada sed de amar con aceitunas...............
Mis palabras son prófugas de ti, huyen de mí buscando otro eco cuando Estoy en las alturas...........
Busco otro cielo, otras nubes para soñar cuando voy en camino a ?...
Discúlpame por decir palabras sordas, no quise partir, no quise descubrir de nuevo mi pasado, mi cinismo....
Mi pasado no guardaba cenizas, guardaba brazas que me recordaron su palpitar furioso, cuando me amaba..............
Todo esto fue parte de un cuento corto, créeme eres importante.............
Pero este llamado que tengo ahora, me derrumba el presente, me castiga, me ahoga.....
Aun camina por mi vida su recuerdo, no es simple tragar tierra roja........
Ni tener una soja al cuello cuando digo hola.........
Aun ella castiga y estremece mi cuerpo...............
Una bella melodía romántica hizo despertar el baúl de mi vida un día cuando la volví a ver..........
Aun esta su nombre en mi corazón, anidando la palabra volver.............
Es difícil querer empezar de nuevo cuando los ojos no quieren ver otro camino mas que el caminado ayer........
Es difícil caminar en una avenida llena de obstáculos y lagrimas inocentes como las tuyas.......
Es difícil buscar otro destino si queda algo dentro de mí que se va contigo...........
Hay algo que se resiste a morir que aun vive conmigo........

19 de abril de 2005

Benedicto XVI

Muerto el actor. El autor del libreto tuvo que salir al escenario. Cambió su casco de soldado nazi por la Mitra. Talvez, pronto tenga cuentas en el Riggs.

El viaje de Clara

No tengo el primer encuentro.

Tal vez fue en una tasa de café,
quizá en un plato de albóndigas,
en un libro viejo y de cuentos.

En todo caso, tenías el pelo
lleno de hipocampos curiosos.

Había océanos en tu mirada
y el tiempo, el nuestro,
estaba marcado en tu cuerpo.

Es cierto. Mira los confines de tu piel.
aquella carne tejida de sueños,
la fibra de nuestro mar,
de nuestro cielo.

Es cierto. Mira el horizonte interior.
Siente la dulzura de la copa,
la tormenta, el sonido justo
del silencio.

Ahora te vas?
No hermana.
No es cierto.

18 de abril de 2005

Un día difícil. Evidentemente Imaginado.

Luego de trabajar todo el domingo, partí esta semana con los cables cruzados, fatal, aproblemado. Obviamente, en el contexto de la vida cotidiana de un pequeño burgués o proletario leguleyo, si se mira de otro modo.

Por la mañana, al salir del ascensor en el edificio de los tribunales, veo - de espaldas- a un pseudo abogado experto en mentiras al que tuve que denunciar hace pocos años.- Un instinto infantil me hace dar marcha atrás, pese a mis autorecriminaciones por falta de madurez y de fortaleza ante los malos ratos de la vida.

Acto seguido, salgo a la calle y, justo, viene la chica con que acabo de terminar un vínculo sentimental clandestino, que me ha traído como represalia los adjetivos de machista y cerdo (en el marco de excelentes textos, hay que decirlo), más la comunicación explícita y electrónica de todos su devaneos amatorios con su pololo. (Tercero en discordia y víctima,por cierto, de toda esta situación).

Siguiendo mi política de avestruz, me oculto entre la jungla callejera, hasta que llega la hora de una cita laboral, que no me deja otro remedio que regresar al foro judicial, encontrándome, of course, con ella.

Siguiendo el estilo del Rey David, le pido que vaya a la tarde a una asamblea de lancheros, bajo la esperanza de que la batalla campal de mis clientes, la dejara en otra, distraida, aplastada por tanto caos y mal-dicencia.Que malo soy!!!!!!

Satisfecho por mi revancha de estilo kinder, tomé rumbo a Santiago. La burocracia me dió una suave patada en el traste y me obligó a regresar mañana, en línea paralela a Polo que está tramitando en la capital su titulación. Pero, aún faltaba lo peor. A la hora de pagar el almuerzo, me doy cuenta de que mi billetera no está. Sufrí un hurto, o, peor, un simple extravío de mi billetera y de toda mi fortuna personal (quince lucas).

Una testigo, mi acompañante de lunch, tuvo que conseguir la plata de la cuenta y yo me ví obligado a pedir dinero prestado para regresar a mi ciudad de cerros y mar.

Voy durmiendo en el bus y me llama Alma (No me llamaba desde octubre del 2002). Evidentemente - era así- se trataba de una llamada equivocada, de azar. No entiendo cómo, fui muy neutro al hablarle, pese a que todo este fin de semana, me morí de pena por su ausencia.

Conversamos del juicio en que ella será testigo. A mí me complica. Decidí que cuando venga le regalaré el único ejemplar de lujo que me queda del libro sobre ella.

Por la tarde redacté otra demanda de divorcio y recibí una llamada de SOS, desde la Asamblea de Lancheros. Los gritos que sentí, me alegraron el día.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!