5 de mayo de 2011

Viaje sexual







Sus pezones estaban separados por el invierno.
Sus lágrimas eran eternas corrientes submarinas,
delfines de rostro tiznado,
pumas extraviados en el bosque,
bufones dormidos bajo un sauce.

Geografía era tu nombre y tu secreto.
piernas como labios de septiembre,
himen  ciego y sin rostro,
arañas húmedas en tu sexo,
granadas  a un lado y otro del exceso.

Como un caracol y un siglo,
así me sentí sobre tu fuego,
hiriendo los peces de tu vulva,
honrando las luces de tu templo,
dejando mi espíritu en tu noche.








La obra de Egon Schiele , "Totes Mädchen", de 1910, proviene de www.wikipedia.org

1 comentario:

Maritza dijo...

Casi...dolorosamente bello.
Todo un viaje realmente.

Excelentes versos,Gonzalo(e imagen que los acompaña).

Abrazos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!