28 de febrero de 2013

Primer día de clases



La horas hablan en el primer día de clases
los edificios lucen su cemento ajeno
su multitud de anteojos y orejas
overoles y campanas
el tiempo gobernando nuestros días.

Las horas hablan y mienten
hay madres esperando en las plazas
alimentando libros y palomas
besándose con novios  de manos azules
esperando el regreso de las sonrisas.

Las horas hablan y  estorban
sobran  las corbatas y las chombas lanudas
las medias estiradas
el viento girando entre las piernas.

Sobra el primer día de clases y sus listas
los nombres de los nuevos compañeros
el saludo neutral de la maestra
los semáforos separando nuestras vidas.

Pensar

El pensamiento ordeña estrellas
ríe de placer en la boca de mis hembras
parece un rayo ajeno a todo lo humano
engaña y está hecho de agua
vulvas fuego cometas
tiempo convertido en certidumbre.

Pensar es medir
cuidar
herir el tiempo
conducir los ojos
la piel
los dientes
saltar entre campanas
y poemas.

27 de febrero de 2013

Magia de pañuelo



Soy el pañuelo
que viaja abrazado a tu cuello.
Ese que habla  con sus colores.
Ese que lleva notas de tu perfume.
Ese que usas desnuda.
Ese que abriga otros sueños.
Ese que es magia y rubor.



La fotografía provine de este sitio.


El


En castellano,
al referirnos al prójimo,
invocamos a Dios.





En la Imagen, un fragmento de los trabajos de Miguel Ángel en  La Capilla Sixtina.
Proviene de www.revistareplicante.com


26 de febrero de 2013

Nones



No me dejes de amar.
No cambies lo nuestro por un cuaderno  vacío.
No te marches.
No ahogues esta  luz.
No destruyas el rocío.

25 de febrero de 2013

Rafael del Riego







Rafael del Riego llega esta mañana a mi casa.
Joven como primera luz, fue ahorcado y decapitado.
Gigante de libertades. Su dolor ilumina nuestros días.
Madrid  lo llora y lo teme.
Sabe que regresará en  Primavera y República.
Madrid lo  llora y  lo teme.
A él y a su columna que canta.




El  retrato proviene de Wikimedia.

24 de febrero de 2013

Carbonada



Con la pequeña espada que me regaló Zaira
cocinaré carbonada al estilo de William
Otro vínculo entre los Miranda y los Shakespeare.
Calibán y patatas es el aporte de Dalcahue  a la humanidad.
Así nos conoció el Rey Lear.
Así  murmuran las manzanas de sombra
que se hacen llamar:
duquesas, francesas o huancaínas.

23 de febrero de 2013

Bases Políticas

Por un instante: pensar  que todos los hijos son nuestros hijos.
Observar  que están sucios los baños de sus recreos.
Sentir  que aprenden poco en las aulas.
Observar sus uñas negras, sus mocos, su tristeza.
Temer que un monstruo los tome en sus brazos. 
Oír que alguien los grita.
Sentir sus cuerpos fríos
Notar que apenas unen las letras.
Saber que jamás regresarán a los libros.

Sentir que puedo ayudar a mis hijos.
Entregarles mi afecto y mis bienes.
Llevarlos de la mano a la escuela.
Defenderlos
Besarlos en la frente.
Leerles.
Escucharlos.
Colmarlos de abrazos.

Bueno: allí comienza la política.

22 de febrero de 2013

Valparaíso


Te maldigo ciudad porque  eres mía.
Te maldigo  Valparaíso,
porque eres  facha y ridícula.
mil veces prostituta,
vulgar,  maloliente,
sucia, alcohólica, interesada,
cabizbaja, 
atroz como la muerte de un niño,
oscura  en la plenitud del   invierno,
feliz  con el viento de primavera,
belleza devastada por el hombre,
quebrada en que nace la aurora,
brisa oxidada,
perfecta en el  azul de diciembre.

Habana 476 - Ex Cuartel de la CNI en Recreo







Myriam Parra:
Salgo esta mañana a buscar Habana 476.
Son sólo 100 metros desde mi casa.
Quiero llorar por la cercanía del infierno.
Marcharé invocando  a don Ennio y al Médico Toscano.
La memoria es un espíritu que absorbe.

Estará feliz allí nuestro aedo,
cumpliendo tarde lo que no supo hacer en el momento.
Venciendo tras la muerte los humanos temores.
Erguido sobre el clamor de sus últimas canciones.





Llegué muy temprano
Elevado sobre el cementerio,
encontré un moderno edifico construido por Faúndez
Cientos de personas durmiendo sobre la sombra
Igual que los vecinos de Amunátegui y su Fuerte Papudo
Igual que tantos Estadios y Cárceles
Hermosa ciudad con vista al infierno.

Alcancía en el hielo



Guardo mi dinero en el refrigerador.
Claro. El elefante tiene trastornada la cocina.
El balcón está lleno de niños encumbrando volantines.
Las palabras se han encerrado a fumar en el baño.
El piano insiste en despreciar las monedas.
La  barbies han formado barricadas por la educación laica y gratuita.
La vitrina  de cristal biselado es demasiado pura y  transparente.

Es cierto. Las barbies no son tontas.
Aunque tienen precio como todas las cosas en Chile.
Han abandonado su actitud de  mascotas.
No son un número ni una etiqueta.
No venden títulos en Universidades de juguete.
Ahora quieren humanidades
ciencia emociones
espíritu que ríe en los libros
fuerza en el silencio de Beethoven.




La fotografía proviene de este sitio.

21 de febrero de 2013

Vida


Quiero vida para disfrutarla
vencerla
compartirla
viajar desde su letra hasta su aroma
crearla en los pasos de otra gente
enseñarla aprenderla
hacerla nube caricia presente
horas de nado en  mar abierto
trabajo de la luz sobre la tierra.

Quiero vida
para inventarla
cuidarla
hacerla un  beso y un dormir
vida para trepar a  los árboles
vida y valor para renunciar a ella.




En la fotografía, las gafas de mi amiga Myriam Parra,  gran moradora de la vida.

20 de febrero de 2013

Cosas de Gigantes


Benjamín Lira, Órbita



Poderoso eres Minotauro,
Goliath recibiendo su piedra,
Polifemo atacado por Nadie,
Calibán que también fue caníbal,
Coloso en  las llanuras de Goya
Reflejo de Leviathan
Hombre en las paredes de Recreo.

19 de febrero de 2013

Juego de Sombras


No soy árbol ni aguan viento.
Por cierto, no soy el sol.

Pero respiro gracias al ramaje,
soy río escondido en la carne,
soy la sonrisa del viento,
soy un dibujo del sol.


Odiseo Femicida












Doce esclavas indignas


siervas y obreras de mi casa


han entregado sus cuerpos


a quien no me complace,


los groseros y numerosos


pretendientes,


aquellos que vejaron mi hogar


y desearon a mi esposa


durante los veinte años


que duró mi ausencia.






Yo, dueño de estas mujeres,


las privaré del aire y la luz


haré que lloren sobre los cuerpos que amaron,


y las mataré como perras,


porque ya no disfruto su existencia.






Les exigiré primero que trasladen los cadáveres.


Luego, provistas de agua y de esponjas de múltiples ojos,


limpiarán entre lágrimas y hondos suspiros,


las heridas de los cuerpos inertes,


la comida derramada en mi piso,


la sangre que ahora abunda en mis armas,


mis cortinas, mis paredes.






Cuando hayan terminado su trabajo


no miréis sus lágrimas


no atendáis sus súplicas


no recodéis los abrazos y los servicios


olvidad los hijos, los afectos,


la ropa que tejieron con sus manos,


el fuego que cuidaron en silencio.






Olvidadlo todo


y heridlas con lanzas y espadas,


allí no lejos de mi cerca,


hasta que las almas se divorcien de los cuerpos


y se extinga para siempre


el placer que buscaron sin permiso.






Y sin embargo,


no fue cumplida en todo mi palabra,


pues terminada la llorosa limpieza,


para su mayor oprobio


fueron encerradas en un lugar estrecho


y ahorcadas con la cuerda de un navío.






Tan solo agitaron los pies


por un breve espacio de tiempo,


por un mínimo espacio de tiempo.














Este texto conversa con la Odisea en los siguientes párrafos:







411 —¡Anciana! Regocíjate en tu corazón, pero conténte y no profieras exclamaciones de alegría; que no es piadoso alborozarse por la muerte de estos varones. Diéronles muerte la Moira de los dioses y sus obras perversas, pues no respetaban a ningún hombre de la tierra, malo o bueno, que a ellos se llegase; por esta causa, con sus iniquidades se han atraído una deplorable muerte. Mas, ea, cuéntame ahora qué mujeres me hacen poco honor en el palacio y quiénes están sin culpa.





419 Contestóle Euriclea, su ama querida:





420 —Yo te diré, oh hijo, la verdad. Cincuenta esclavas tienes en el palacio, a las cuales enseñé a hacer labores, a cardar lana y a soportar la servidumbre; de ellas doce se entregaron a la impudencia, no respetándome a mí ni a la propia Penelopea. Telémaco ha muy poco que llegó a la juventud, y su madre no le dejaba tener mando en las mujeres. Mas, ea, voy a subir a la espléndida habitación superior para enterar de lo que ocurre a tu esposa, a la cual debe de haberle enviado alguna deidad el sueño en que está sumida.





430 Respondióle el ingenioso Odiseo:





431 —No la despiertes aún; pero di que vengan cuantas mujeres cometieron acciones indignas.





433 Así le habló; y la vieja se fue por el palacio a decirlo a las mujeres y mandarles que se presentaran. Entonces llamó el héroe a Telémaco, al boyero y al porquerizo, y les dijo estas aladas palabras:





437 Proceded primeramente a la traslación de los cadáveres, que ordenaréis a las mujeres; y seguidamente limpien éstas con agua y esponjas de muchos ojos las magníficas sillas y las mesas. Y cuando hubiereis puesto en orden toda la estancia, llevaos las esclavas afuera del sólido palacio, y allá, entre la rotonda y la bella cerca del patio, heridlas a todas con la espada de larga punta hasta que les arranquéis el alma y se olviden de Afrodita, de cuyos placeres disfrutaban uniéndose en secreto con los pretendientes.





446 Así se lo encargó. Llegaron todas las mujeres juntas, las cuales suspiraban gravemente y derramaban abundantes lágrimas. Comenzaron sacando los cadáveres de los muertos, y apoyándose las unas en las otras, los colocaron debajo del pórtico, en el bien cercado patio; Odiseo se lo ordenó, dándoles prisa, y ellas se vieron obligadas a transportarlos. Después limpiaron con agua y esponjas de muchos ojos las magníficas sillas y las mesas. Telémaco, el boyero y el porquerizo pasaron las rasqueta por el pavimento de la sala sólidamente construida y las esclavas se llevaron las raeduras y las echaron afuera.





457 Cuando hubieron puesto en orden toda la estancia, sacaron aquellos las esclavas de palacio a un lugar angosto, entre la rotonda y la bella cerca del patio de donde no era posible que escaparan.





461 Y el prudente Telémaco dijo a los otros:





462 "No quiero privar de la vida con muerte honrosa a estas esclavas que derramaron el oprobio sobre mi cabeza y sobre mi madre, durmiendo con los pretendientes.





465 Así habló; y, atando a excelsa columna la soga de una nave de azulada proa, cercó con ella la rotonda, tendiéndola en lo alto para que ninguna de las esclavas llegase con sus pies al suelo. Así como los tordos de anchas alas o las palomas que, al entrar en un seto, dan con una red tendida ante un matorral, encuentran en ella odioso lecho; así las esclavas tenían las cabezas en línea y sendos lazos alrededor de sus cuellos, para que muriesen del modo más deplorable. Tan solamente agitaron los pies por un breve espacio de tiempo, que no fue de larga duración.













En la obra de Waterhouse, proveniente de www.we.usal.es, se aprecia a las esclavas, Penélope y los pretendientes.



18 de febrero de 2013

Odiseo regresa a su padre






Papá, me recuerdas?
Si lo deseas, nombraré los árboles
que una  quieta mañana me obsequiaste
en este fecundo huerto,
justo aquí,
donde  abunda  el trabajo y la luz.

Yo era un niño,
te seguía
y te los iba pidiendo uno tras otro.
Tú, al pasar entre ellos,
mostrabas cada  mata
y me decías su nombre.

Fueron trece perales,
diez manzanas  y cuarenta higueras;
y me ofreciste además,
cincuenta líneas de parronales,
vides que heredan el vigor de tus manos,
productivas en distintas épocas,
apuradas por los rayos del sol.

Mientras Ulises hablaba,
Laertes perdía el control de sus rodillas
y recordaba en su cuerpo
cada una de las señas
enunciadas por su hijo
como si aquella mañana de Ítaca
nunca se hubiera extinguido.




Este texto conversa con "La Odisea",  obra atribuida al mítico Homero en el siguiente pasaje del Canto XXIV, en traducción de Lios Segalà  y Estalella.

331 —Primeramente vean tus ojos la herida que en el Parnaso me hizo un jabalí con su blanco diente, cuando tú y mi madre veneranda me enviasteis a Autólico, mi caro abuelo paterno, a recibir los dones que al venir acá prometió hacerme. Y, ea, si lo deseas, te enumeraré los árboles que una vez me regalaste en este bien cultivado huerto: pues yo, que era niño, te seguía y te los iba pidiendo uno tras otro; y, al pasar por entre ellos me los mostrabas y me decías su nombre. Fueron trece perales, diez manzanos y cuarenta higueras; y me ofreciste, además, cincuenta liños de cepas, cada uno de los cuales daba fruto en diversa época, pues hay aquí racimos de uvas de todas clases cuando los hacen madurar las estaciones que desde lo alto nos envía Zeus.

345 Así le dijo; y Laertes sintió desfallecer sus rodillas y su corazón reconociendo las señales que Odiseo iba describiendo con tal certidumbre. Echó los brazos sobre su hijo; y el paciente divinal Odiseo trajo hacia si al anciano, que se hallaba sin aliento. Y cuando Laertes tornó a respirar y volvió en su acuerdo, respondió con estas palabras:



La imagen proviene de www.pepmonserrat.com


Pedagogía




Pedagogía  es democracia  desde la carne
paso del ser hacia el tiempo
trabajo de actores
luz sobre palabras
diálogo entre "nosotros “ y  “yo”
relato
ate de motivar
uso intensivo de linternas.





La fotografía proviene de este sitio.

17 de febrero de 2013

Batman 1



Batman besaba a otro hombre
Definitivamente era “El Pingüino”.
Robin nunca pudo perdonarlo.

16 de febrero de 2013

Ardiente Ecología



La tierra está embarazada.
Amanezco  cada día en su vulva,
mordiendo sus miles de pezones
bebiendo su leche de colores,
levitando de placer
y de impaciencia.

15 de febrero de 2013

Alicia




Mi madre significa verdad
Alicia
Alétheia  
Luz derramada por estrellas
Agua que bebo en mis sueños

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!