20 de noviembre de 2011

Comprensión, caridad y alegría


Hoy
rompo la tela de mi muerte y me alegro
reparo el cielo con mi cuerpo
devuelvo mi tristeza a las estrellas
jabono el baño de la cárcel
fornico con hembras castigadas
mejoro el licor de los mendigos
entono el azul en los burdeles
separo al perro de su pulga
aplaudo el rojo de la sandía
regalo dinero a los Obispos
rescato sangre de las guerras
regalo mi ternura a los de verde
defiendo la sonrisa de mi madre

 
 
Este poema conversa con Alejandro Jodorovsky en:
 
Pequeños actos de bondad.
 
No me queda más que alegrarme,

ofrecerle un vaso de vino al mendigo,

impedir que los gatos orinen las flores,

con silencio de perro acompañar a la viuda,

darle sábanas limpias al loco,

aplaudir a los malos actores,

prestarle dinero al estafador,

enviar rosas a la fea,

regalarle mi bastón al ciego.

Pequeños actos de bondad

realizados bajo la indiferencia

de un dios que no distingue

el bien del mal

ni la luz de su sombra.








De: No basta decir




La imagen proviene de este sitio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!