5 de octubre de 2011

Buscad y encontraréis




Buscaste en el color de mis camisas
en el agua lunar de mis botones,
en la paciencia azul de mi sonrisa,
en la profunda sombra de mis sueños.

En cada lugar la encontraste,
pensaste en el lunar sobre su boca,
tocaste el temblor de sus silencios,
la leche que grita en sus pezones.



Este texto conversa con Teresa Calderón en el siguiente fragmento:



He aguzado el olfato


para husmearla mejor en tus camisas

en los jardines de tu pecho.

Si captaras la sutileza de mí oído

qué magnífico espectáculo

pegado a las puertas

el ojo a las cerraduras

como el náufrago

a su tabla

y todo el océano

para él solo.





El retrato de Teresa proviene de este sitio.

2 comentarios:

Maritza dijo...

Uy...encontré maravilloso este poema (conversando con el otro),sobretodo por el cariz que nos muestra la eterna sensibilidad de la mujer para ciertos temas, y su profesión de sufrimiento en muchos casos.

Abrazos.

eme dijo...

qué poemas tan buenos!

saludos gonzalo, paso a dejarte mi nuevo blog.

es genial saber que aún sigues en blogger, así dan ganas de seguir y no dejar de escribir.

saludos!

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!