14 de diciembre de 2010

Aparecido en 1976




Definitivamente no era un ángel.
A mi no me cabe duda de ello,
pese al himno de su alma,
sus semanas bailando samba,
las cartas que escribía en francés.

Es cierto que lloraba
antes de granizar el hielo
y movía  el balón  con sus ojos
en los partidos de fútbol.

Es cierto 
que invocaba a  los muertos
con  su mirada  de  lluvia,
jamás olvidaba un poema,
fabricaba dinero con su gillette
y una caja de lápices azules.

Lo se por su cadáver tirado en la playa,
las heridas de  bayonetas,
su cerebro derramado en las olas,
sus dedos sin uñas,
sus ojos sin cielo. 

Definitivamente no era un ángel,
era un hombre,
un ser dotado de madre,
era el mismo Jesús.





Este poema conversa con:




Aparición urbana

¿Surgió de bajo tierra?
¿Se desprendió del cielo?
Estaba entre los ruidos,
herido,
malherido,
inmóvil,
en silencio,
hincado ante la tarde,
ante lo inevitable,
las venas adheridas
al espanto,
al asfalto,
con sus crenchas caídas,
con sus ojos de santo,
todo, todo desnudo,
casi azul, de tan blanco.
Hablaban de un caballo.
Yo creo que era un ángel.


Oliverio Girondo.





En la imagen, "Cristo en el  Sepulcro", de Claudio Bravo, proveniente de este sitio.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger

años y años de blog!!!!