21 de diciembre de 2010

Programa para este solsticio de verano.





Es solsticio de verano.
He tomado las manos de mi esposa
y las de mi hija.
He pensado en los gallos castizos
de Violeta Parra
y en  los discursos de Nicanor.
Abracé  a Pía Gómez
y disfruté  del  cariño de  Mané.
Usé los anteojos negros  de Maga
y llamé a los fantasmas del solsticio
con las entrañas de un pájaro rojo.

Pronto saldré a girar en las Notarías,
irrumpir en los Juzgados,
dejar mi sello  en  las Intendencias,
horadar  lo cierto y lo espinoso,
definir el precio de la justicia.

Tras el almuerzo,
organizaré una elección  en los hospitales,
compraré tomates y espinacas,
guindas preñadas de estío,
ajíes verdes, ajos,
pimentones de un rojo perfecto,
aceite que ame los árboles,
peces cansados del agua,
locomotoras de plástico,
pequeños helicópteros de paz.

Mientras vaya camino a casa,
llamaré a mis hermanos y sobrinos,
recordaré sus rostros en otras navidades,
buscaré secretos para  llenarlos de abrazos
y besar las manos de mis padres

En la tarde,
hablaré con las deidades de la India,
pensaré en el número 27,
en Chillán,
en otros ojos azules,
en las puertas profundas  del cielo.

Por la noche
iré hasta el templo de San Juan,
la música vencerá al estruendo,
el fuego  envolverá mi cuerpo,
otras manos me anudarán al sol.



La imagen proviene de este sitio.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!