13 de abril de 2011

El Pensador




Pienso,
porque así mi carne se hace libre,
porque así construyo mi alma,
así emerjo de las piedras ,
así me levanto de las aguas,
así lo exige mi fuego.

Pienso aunque yerre
y vuelva a equivocarme,
aunque así me aleje de la paz,
aunque así me torne un hombre
atrapado por campanas de ilusión.

Pienso,
porque así tiene rostro mi espíritu
y me crecen alas en la espalda
y la ciudad brilla con mi luz
o se hunde bajo el peso de mi sombra.




Hace poco supe que esta gárgola de Notre Dame de Paris es conocida como "El Pensador"

En un primer momento me enfureció que se demonizara el pensamiento, pero recordé luego los pasajes del Dharma Budista y de Ecleciastés en que se nos previene de los peligros del saber libresco, excesivamente centrado en textos contradictorios y en definitiva efímeros.

Por ello, este poema es una defensa de la libertad de pensar, conciente de los peligros que conlleva.

La fotografía y el texto están dedicados a mi amiga Caty Ríos.

La imagen corresponde a mi propio registro.

2 comentarios:

Maritza dijo...

EXCELENTE.
Creo que lo mejor que te he leído, muy completo y MADURO.

lichazul dijo...

me ENCANTAN las Gargolas!!
me seducen y me intrigan

del poema, secundo a Maritza
FELICITACIONES!!!

Powered By Blogger

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!