19 de octubre de 2017

Víctor Hugo Arévalo Silva





Víctor Hugo inspira y expira.
En  calle Quillota resurge el internado
Los viejos pasillos de La Normal
Telares  y artefactos.
Instrumentos de cuerda
Lecciones, pinceles.
Chile creando humanidad.

Víctor Hugo respira.
Sus oleajes vuelven a embestir la costa
Regresa el rubor  a sus cordilleras.
Fricke rescata a los niños de hoy.

Palpita el corazón de Víctor.
Las flores brotan  en el parque.
Vuelve su hija a abrazarlo.
El pescador sonríe junto al mar.

En el templo reina la paz.
Sólo luz y su silencio.
La enorme presencia de su alegría.

Su abrazo que viene de Dios. 

5 comentarios:

Unknown dijo...

Hermoso escrito.

Unknown dijo...

Dios lo tenga en su gloria seguro que pintará el cielo dr hermosos colores

Unknown dijo...

Recordaré tus palabras " la vida es como una tela en blanco que a veces se inicia con una mancha y nos corresponde crear una obra de arte"Amigo viajas con nuestro cariño hasta volver a encontrarnos.

mbastias01 dijo...

Viejo Querido y hermano del Alma: Que sigas alegrando desde el lugar donde estés a quienes disfruten de tu presencia. Gracias por lo significativo que fue tu presencia en nuestras vidas.

Unknown dijo...

Me acuerdo de haberlo visto muchad veces en la calle Vlpso. Me llamabala atención que siempre sonreia .se veia un hombre feliz amistoso acogedor. Despues supe quien era. Por todo eso por sus maravillosas acuarelas es una perdida. Mis sentido pesame a su familia y tambien a sus amigos y colegas que lo querían mucho

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!