7 de marzo de 2021

Aprender la fraternidad, a propósito de Raya y el último dragón.

 


                                                  Raya premunida de su espada flamígera

La fraternidad, esa emoción y  actitud de amor por el prójimo que está en la base de la construcción de una sociedad justa, es,  de los principios que subrayó el movimiento ilustrado, el  que resulta más inasible y que menos estudios ha gatillado.

Schiller y Beethoven dirigieron nuestro espíritu hacia ella con su Oda a la Alegría y de tanto en tanto la encontramos en algunas cumbres como el Canto General, los colores y formas de Diego Rivera y la experiencia de la Orquesta del Diván  de Oriente  y Occidente.

La experiencia de aquella encomiable orquesta de músicos provenientes de contextos rivales, resalta que el camino hacia la fraternidad comienza por  comprender al otro, por compartir con el otro, que asociamos a las nociones de  “compañero”, el que comparte conmigo el pan y “camarada”, el que comparte conmigo la cama.

La reciente película de Disney “Raya y el último dragón”,  profundiza en los peldaños que conducen a la fraternidad resaltando la noción de “confianza”, ese actuar esperando lo mejor del otro, que es, a su vez, un llamado a lo mejor de nuestro prójimo, a su espíritu de paz,  a su sentido de honradez.

Cuando regresa  la confianza, esa Luz que estaba petrificada en nuestro centro, vuelve a expresarse,  nuestro espíritu crece y asciende por la escalera del amor.

Por algo Dante llevó a los que traicionan la confianza al centro del infierno,  puesto  que  con su felonía, atacan el  ascenso natural del amor.

Quiero sugerir otros peldaños que conducen a la fraternidad,  la valentía, que permite atreverse a confiar venciendo el miedo a ser atacado; la misericordia, que limpia nuestras emociones del odio y el rencor; y por supuesto, el respeto, que nos lleva a mirar al otro como un igual, un espléndido ser de luz.

Individualmente, nuestra vida sobre la tierra es siempre una derrota, que termina con nuestros huesos depositados en el silencio.  Pero el amor que entregamos a ese espiral invisible , crea en los espíritus una música maravillosa, el canto de la fraternidad, la Gran Obra del Ser Humano sobre la Tierra.

Cuando dejamos fluir la fraternidad y crecemos en el amor, superamos a nuestro mayor rival, ese miedo profundo y esa soberbia gigantesca que solemos llamar Ego. Pero no se trata de extinguirlo, se trata de civilizarlo, para que el miedo devenga en prudencia y la soberbia  se transforme en autoestima.

No hay comentarios.:

Powered By Blogger

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!