15 de marzo de 2013

Resplandor


De pronto me he convertido
en abogado imprescindible.
Los obispos me confían sus  haberes.
Los Ministros se detienen a saludarme.
Vendo mis horas
como sandías  y
huevos de semana santa .

Me sorprendo 
abandonando el mediodía
dedicando siglos
a  trámites y estudios.

Temo volverme gordo
cauto
bienhablante
desmedidamente conservador.

Temo volverme otro.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!