9 de agosto de 2020

Premiado

Con la  cuchara grande he robado la aurora

Tomé sus manos de niña

Peiné su cabello de chispas

Recibí la bendición de su abrazo

Me premió  al decirme papá

8 de agosto de 2020

Corolarios de Heráclito

 Nunca abrazas dos veces a tu hija

 Ni regresas a la misma senda

 Ni vuelves  a  leer el mismo poema

 Hay sutileza  derramada 

 Hay otro en cada respirar

 Soy distinto en cada silencio

 Cada amanecer tiene un nuevo pillán.


7 de agosto de 2020

Maravillosa

Eres maravillosa

El Profeta anunció tus pasos

Predijo tu copa de vino

Nuestro viaje junto al Pacífico

El libro que abre tu sonrisa

Cierto bermellón  en nuestro cielo


Tomas mi mano

Tejes el aire

Usas tus ojos para nombrar mi vida

Los ríos que me forman

Mi destino cierto en el mar

6 de agosto de 2020

Afuera suenan cacerolas


Me encantas cuando estás conmigo
Bebes Coca Cola
Ríes del joven Sheldon
Buscas a Vanni Fucci
Comes palta y salchichas
Preguntas por Vietnam
Imaginas a Robert Lee

5 de agosto de 2020

Abro la puerta

Abro la puerta
Trozos de sol me  visitan
Acepto este poema de luz
Su poema sobre mi piel
Sus flachas cruzando mi campo

4 de agosto de 2020

Pandemia Sexual


¿Recuerdas cuando estudiamos todo el año por zoom?
Hace tanto tiempo, cuando nos besábamos a través de las cámaras.
Tanta pobreza, tanta ausencia de súper hologramas
No sabíamos de orgías a distancia.
La pandemia  del goce en la realidad virtual.

3 de agosto de 2020

Camino hacia Aleph


Pronto abordaré el Aleph
Describo de donde parto:
Borges
La Comedia y su Paraíso
La Cábala
Erik Lönnrot
Brujos de Chiloé
Nombre esencial de Dios

2 de agosto de 2020

Tiempos Difíciles

La ropa de antes vuelve a quedarnos
Los últimos billetes se transforman en pan
Hace tiempo que no hay gas.
Se cocina a leña
Se viaja caminando

Aún no comemos palomas
Ni el triste asado americano
Imposible comerlos sin tinto
Con puro tecito y papas fiadas.

1 de agosto de 2020

81

Has  plegado al sol como a un  rollo
Frenaste el viaje de los astros 
y los guardaste en tu bolsillo
como pequeñas esferas de cristal

Tendiste tu mano a los muertos
Sacaste de la arena a la niña que enterraron viva
Cantaste para ella
Cediste a su rostro:
el rocío y la vida

El Bendito, echó a andar  las montañas
Formó ríos de almas
Dejó una carta  bajo tu almohada
Ahora puedes leer, siempre que Él quiera

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!