4 de mayo de 2016

Frío


Tengo frío.
Hay belleza en sentir frío.
Quedar con raíces de otoño.
Ser carne de bisturí.
Hombre de abrazos.
Química fluyendo en el aire.




La obra de Priscila Arándiga proviene de este sitio.

3 de mayo de 2016

Palabra



¿Qué hay en medio de una palabra?
Sombra de un cometa.
Leche de una virgen.
Vegetales.
Raíces del agua.
Grandes testículos del aire.

En la palabra: algo de luz.
No la pequeña que respira en el  sol.
Sino aquella que viene desde el centro.
Mirada circular  de la Diosa.
Sangre vigorosa del espíritu.


La fotografía es de Mathilde Grafstrom.

2 de mayo de 2016

Potaje de Col


Estoy pensando en la sopa.
Coliflor y queso.
Leche de mujer.
Vieja y querida libertad.

Estoy probando la sopa.
Oliva en escote de mayo.
Pimienta de la India.
Música de Mahler para Alma.

Ahora recuerdo el  potaje
Boca con boca bebido.
Siete de mayo Camila.
Vuelve la tierra a cantar.



1 de mayo de 2016

Daniel Berrigan

Ha muerto un hombre.
Uno verdaderamente ilegal.
Bendito sacerdote de la paz.
Insistió en mirar el mundo.
Fue primavera antes que invierno.
Encarceló su cuerpo y no su espíritu.
Creyó en lo onvisible y lo real.




domingo, 


Daniel Berrigan: Poemas.

Daniel Berrigan9


Profecía

El modo en que veo el mundo es estrictamente ilegal
es decir, a través de mis ojos

es ilegal, sí;
a saber, yo vivo
como un ratero, como el sol
como la mano que esto escribe, vivo de mi ingenio

Esto no  está permitido
mirar
que yo mire  el mundo
y peor aún, insistir en  que veo

lo que veo
—un acertijo, una furia, un arbusto en llamas

y con los cincos dedos, donde mis ojos fracasan
trazo—
con un ennegrecido pincel
en una gran hoja de envolver, negro sobre blanco
(negro por la sangre, blanco por la muerte
donde la luz desfallece)

—ese rostro que no es el mío
(y también el mío)
esa muerte que no es la mía
( y también la mía)

Esto es estrictamente ilegal
y  estaré en problemas

como en algún lugar ahora, en un distrito  
en un muelle, las normas
azotan con furia, escuchálas
sí, escuchá!
las fauces majestuosas
de cocodrilos envueltos en  negras mortajas
las leyes
prohibiéndome
el mundo, la verdad
bajo juramento de sangre

prohibiendo, fila sobre fila
de navajas, de leyes
de molares, de dientes afilados—

esos ojos inyectados de sangre
legales, insomnes, deseando carne humana

—no permitiéndome 
dejar de
sangrar



Niños en el refugio

Imagináte; tres de ellos.  

Como si la supervivencia
fuera la palabra de una rata
y una muerte de rata
aguardara finalmente allí

y yo debo tener
en mis brazos
en el osario del siglo
el peso de carne y hueso

alcé al más pequeño de ellos
un niño, su rostro
empanado con arroz (su hermanita lo alimentaba
con calma mientras descendíamos)


en mis brazos  engendré
en un momento de gracia, al mesías
de todas mis lágrimas. Di a luz, renacido    

 del infierno, a un niño de Hiroshima.



Daniel Berrigan ( 1921, Minnesota, EEUU) Poeta, profesor de teología, ensayista, dramaturgo y pacifista. En 1939 ingresó en la Compañía de Jesús para nunca abandonarla. Su primer libro de poemas Time Without Number (1957) obtuvo el premio Lamont de poesía, luego daría a conocer varios títulos en los que se destaca la antología poética And the Risen Bread: New and Selected Poems 1957-1997. Berrigan por sus actividades pacifistas y su antibelicismo ha recibido varios premios nacionales e internacionales.
En 1968 , luego de visitar Vietnam en pleno conflicto para abogar por la paz y solicitar la liberación de prisioneros de guerra, organizó la quema de cartas de enlistamiento para el reclutamiento de jóvenes para la guerra y fue perseguido por el FBI y condenado a prisión, cumpliendo dos años de encierro en una cárcel estatal. Posteriormente en 1980 con su hermano Philip y otras seis personas, conocidos luego como el Grupo Ploughshares, ingresaronfurtivamente en la planta de fabricación de misiles nucleares de General Electric en Pennsylvania, dañando y averiando varias cabezas de misiles nucleares. Fueron condenados en más de una docena de causas, finalmente luego de más de 10 años de apelaciones y considerando el tiempo transcurrido en la cárcel, se les otorgó la libertad condicional. La canción de Paul Simon, Me and Julio Down by the School Yard, retrata las actividades políticas de Berrigan.





















Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!