23 de septiembre de 2017

Bailas tango

Esta noche bailas.
Miles de estrellas se reúnen en ti.
Das y recibes el tango.
Eliges tu espíritu.
Lees el destino de mi cuerpo.




22 de septiembre de 2017

33


22 Pisos en Edificio Barolo.
22 Libros sagrados.
22 Cartas del Tarot.

Lo cierto es que son 33
11 pisos bajo Avenida de Mayo.
11  textos orales.
11  arcanos de luz.

Reloj Control



El frío de la mañana siempre fracasa. Lleva años intentando que Carolina llegue atrasada al trabajo, se quede enredada en las frazadas o demore cinco minutos entibiando sus manos en su viejo tazón mexicano.

Ella sabe de aquel viento malcriado y lucha a concho por vencerse a sí misma y llegar justo a tiempo a la vieja oficina de Correos en que por diez años su hoja de asistencia figura libre de atrasos.

Al llegar, una voz automática la recibía desde el Reloj Control." Buenos días Carola, estás guapa hoy", eran las palabras que ella misma había seleccionado para una locutora anónima e impersonal.
Pero, el primer lunes de invierno, aquello comenzó a cambiar.

Una voz porteña cercana a la de Fito Páez le dijo con sobrada confianza: "Carola, estás como querés" y sacando una mano azul desde su pantalla, tocó su mejilla helada y le regaló un segundo de tibieza.

Durante toda la jornada sintió altas temperaturas en su cuerpo , de modo que no pudo concentrarse en sus lecturas de sumarios, licitaciones y reclamos laborales.

En la hora del crepúsculo, encendió velas en su casa frente al mar. Bebió espumante con licor de sauce. Observó a la Luna besar al Lucero. Se acostó desnuda mientras un piano extendía las danzas mágicas de Satie.

Entonces, Fito Páez tocó para ellas la flauta y tras besarla largamente, horadó sus pliegues con una ternura infinita, derramando un líquido celeste con aroma a Fanta, que al tenor de posteriores testimonios reservados, poseía sabor a mandarina.

A la mañana siguiente, la más fría del siglo, Carola fue la primera en llegar a la Oficina, se acercó sonriendo al reloj control, besó su índice derecho y lo apretó con cariño, mientras respiraba profundamente.

La máquina tosió y se zarandeó. Disparó una luz paralela al suelo y surgió desde allí el holeograma de un hombre. Músculo sobre músculo en su abdomen, desnudo, alto y enormemente dotado.

El ser de luz se acercó a ella, telepáticamente le agradeció el espumante con licor de llanto, desnudó su seno izquierdo y lo succionó hasta que la luz amarilla del día hizo su entrada por decenas de rendijas orientales.

Aquel martes, Carola dio parte de enferma. Pidió hora al psiquiatra de moda. Compró sábanas bordadas a mano. Sintió claramente que estaba embarazada.

Iluminada por una alegría de piel, ella cambió de peinado y podó su bosque íntimo hasta crear un círculo sobre su pubis.

Ansiosa, esperó el crepúsculo bebiendo jugo de frutilla con dos gotas de vodka. De pronto, sintió manos sobre sus hombros. ¡Divina! dijo la voz de Fito, antes de escuchar por horas los relatos de Carola y alentarla a dejar su rutina y emprender una vida de arte y aventura.

Esa noche, ella montó a su amante de luz. Mordió sus orejas transparentes. Lo cuidó mientras dormía, lo observó roncar levemente y apagarse entre aquellas sábanas nuevas.

A la mañana siguiente, el té con miel hizo amistad con la alegría de su cuerpo, luego puso amor en su diestro índice y partió vestida de rojo a encontrar a su amante.

Antes de poner su dedo en la placa, abrazó al Reloj, le dijo gracias mientras lágrimas brotaban de sus ojos y lo besó en su cubierta, como una madre lo hace con su hijo.

Luego, estiró su mano y la llevó al punto de encuentro y una voz impersonal resonó: 'Carola, estás guapa hoy'.

Entonces, la certeza mudó en decepción y una soledad pesada como el cielo cayó desde lo alto hasta su centro.

Entre tazas de café y escapadas al baño, comentó a sus amigas todo lo ocurrido. En facebook supo de múltiples experiencias con el Reloj Control ocurridas los mismos días en Valparaíso: Las caricias de una mano azul. La voz de Fito Páez. El extraño semen de luz. La sensación de embarazo. La inesperada ausencia de aquella mañana.

Pronto, Zancada, Radio Bio Bio y los matinales de televisión hicieron reportajes. Carola acudió esa misma tarde a una conversación en los estudios de Canal 13.

La Conferencia Episcopal, reunida de emergencia aquella noche, exigió desactivar los relojes del país. Pidió a un equipo de teólogos investigar la procedencia del aborto en aquellas circunstancias y llamó a rezar por mantener a Chile alejado de Satanás.

A la mañana siguiente, el cura de La Matriz y numerosos jesuitas pidieron respetar el derecho de las mujeres a tener placer, porque en sus cuerpos se cumple la Ley de Dios, que ordena la alegría y la vida.

A las once de la mañana, el Servicio Médico Legal confirmó el embarazo de Carola y de otras siete mujeres.

A la una de la tarde, la Presidenta de la Unión Conservadora del Orden presentó un proyecto de ley para sancionar como delito terrorista la manipulación de un artefacto robótico para fines sexuales.

A las tres de la tarde, luego de una reunión de gabinete acalorada, que incluyó una videoconferencia con el Pentágono, la Presidenta de la República declaró el estado de sitio, ordenó a la Fuerza Aérea activar el escudo electrónico del país y dio orden de conducir al Sheraton Miramar, usando la fuerza en caso de oposición, a todas las mujeres que reconocieron encuentros con seres de luz .


En secreto, los Estados Americanos y la OTAN, pusieron en acción sus planes de defensa conjunta.

Fueron 65 las prisioneras en el Hotel. Por precaución se las hizo acompañar por médicos y tropas de asalto. Ninguna tenía derecho a dormir sola y en todo momento debían ser acompañadas por personal fuertemente armado.

A exigencia de la Presidenta y sus ministros de izquierda, se instalaron en el hotel, delegaciones de la Cruz Roja y del Instituto de Derechos Humanos. A su vez, se rechazó la exigencia militar de permitir sólo la presencia de personal masculino y la sugerencia de realizar experimentos con los gametos.

Aquella noche de jueves, Carola y otras seis prisioneras, cubiertas con frazadas, salieron a la terraza del Hotel.

Intercambiaron identidades e historias. Hablaron de la escena de Missing en aquella terraza, la bandera entregada a Garibaldi en Caleta Abarca, el socialismo utópico que se hizo efectivo en esa misma playa a través de la empresa metalúrgica “Lever, Murphy and. Co.”, su condición de mujeres solas, las extensas lecturas compartidas, su deseo secreto de ser madres, la alegría por lo ocurrido, el talento común por el piano, la decepción por ese fugaz y promiscuo Fito Páez.

Entre conversación y confidencias. llegó el amanecer. El Lucero y la Luna dieron nueva esperanza a las cautivas.

Como Carola aún no tenía sueño, pidió permiso a su guardia para ver Merlí en Netflix, a lo que el uniformado accedió, previa intervención del Instituto de Derechos Humanos.

Todo comenzó normalmente con el viejo profesor catalán, pero tras la escena del desalojo, un rayo dejó dormido al guardia y ella sintió un chorro de agua tibia en su cuerpo, percibió en su cabeza el efecto de media botella de vodka, se desmayó y despertó en su cama, acompañada por los muebles de su casa y su piano, en una habitación redonda, toda cubierta de cristal y toda rodeada de estrellas.

Fito apareció ahora de carne y hueso. Llevaba de la mano a un niño que pronto corrió hacia ella gritando: ¡ Mamá, mamá, despertaste!

Luego supo de la Ciudad Esmeralda y el Proyecto Noé. Explosiones solares que interrumpieron brevemente el contacto. La nueva humanidad de los elegidos. Su viaje estelar de siete años. El semen digital de los robots.

FIN

21 de septiembre de 2017

Círculo de tiza caucasiano

En noche  de cuchillos largos, la obrera salvó al niño.
Gastó sus ahorros en leche.
Huyó perseguida entre montañas.
Dudó y regresó por él.

En medio de la guerra, ella postergó a su novio.
Soñó a su hijo cono un hombre justo.
Lo defendió en las Cortes
Para cuidarlo, renunció a él.

Bendita humanidad de la obrera.
Reluce anteponiendo el deber.
Su amor de piel y de aire.
La fuerza con que crea la aurora.



Inspirado en la obra de Berthold Brecht que se presenta todos los martes de esta primavera.

20 de septiembre de 2017

Giro


El giro comienza con un paso a la izquierda.
Luego avanza la derecha  y recibe toda la idea de Gonzalo.
Mi pie gira en 180
Y tu pasas sujeta a mi abrazo.

Ocurre todo en calle Sarmiento,
entre tiendaa,  Café  Alma
y la Orquídea
Belén y la maestra de teatro.

19 de septiembre de 2017

El 8

Nos enseñan el sanguchito.
Mediodía en calle Sarmiento.
Hay flores que rodean tu alegría.
Nos observa el maestro Pugliese.

Paso a la izquierda, junto y pivoteo.
Tu pides más velocidad.
La maestra te calma.
Vamos una y otra vez con el ocho.

18 de septiembre de 2017

Tango

Tango es corazón.
Mujeres que brillan en sus zapatos.
Canning y El Beso.
Nuestra Catedral en Sarmiento.
La Viruta en este barrio Armenio.

Vamos a caminar.
Practiquemos El Amague.
Aquella Hamaca.
La Calecita.
Izquierda al centro y derecha cruzada.

Vamos.
Observemos el cabeceo.
El cuadrado.
Varoniles pantalones anchos.
Muslos arrancando de los vestidos.

En la pista sólo tacos aguja.
Todas practicando el volcado.
Atentas a las marcas del camino.
Eligiendo el último toque en el hombro.

17 de septiembre de 2017

Afirmas que lo natural supera a los hábitos.
Como si la cultura fuera extraña a la sangre
y el pensamiento fuera sólo quimera.

Afirmas y yo comprendo.


16 de septiembre de 2017

Blend

 Nace junto a un río de vino.
Trae sabor de piedras y maderas.
Rojo rubí.
Uvas de Cuyo.
Agua de Cordilleras.
Mezcla y  juego infinito.

15 de septiembre de 2017

Reloj Control

Nuestro reloj control posaba desnudo.
Sus genitales humanos estaban húmedos y tibios.
La máquina fumaba un habano.
Llevaba las manos del mundo en su cuerpo.

14 de septiembre de 2017

Ciudad

Me escribe la ciudad.
Si río inmenso.
La Avenida de los teatros.
La mujer que cuida mis sueños.

13 de septiembre de 2017

Partida

Ahora partimos desnudos.
Almas paridas por la tierra.
Pequeñas partículas en el aire.
Seres que vuelan abrazados.

12 de septiembre de 2017

Decisiones

Se que soy la tierra.
Y que bajo este cielo.
Todo y nada me pertenece.

Cada decisión mía.
Es un poema de estrellas.
Viento preñando este bosque.
Un viejo atardecer de emociones.



11 de septiembre de 2017

Once

Martes
Muelle
Radio
Aviones
Discurso
Bandos
Rockets
Cascos
Tanques
Cordones Industriales
Toque de queda
Víctor en la Técnica
Pablo en Isla Negra.

10 de septiembre de 2017

Amé mi té.

Hoy amé mi té.
Los brazos celestes de Isidora.
Mi patria en Recreo.
Esta temporada en el viento.


9 de septiembre de 2017

Pía ama el atardecer.
El bello respirar de Alicia.
Magia de la ruda.
Atardecer en Patmos.
Tres luces sobre Recreo.

8 de septiembre de 2017

Silencios

Suelo hablar en mis silencios.
Digo  novelas, ensayos, acertijos.
Alegatos coherentes.
Epitafios para hembras magistrales.

Pronuncio rocas y naranjas.
Pezones negros.
Granadas dulces
Rayos  de ruedas antiguas.

Digo tanto y callo.
Hasta volverme  calma en el cielo.
Sol vagabundo.
Hombre que borra el dolor.



7 de septiembre de 2017

Elegir


Elijo construir.
Alzar una casa de piedra.
Borrar nuestra tumba en el cielo.

Elijo y no elijo.
La ciudad me empuja.
El año carga mi sombra.

6 de septiembre de 2017

Atardecer en Recreo


Martini y Vodka
fueron girando en nuestros nombres
alzaron su casa en nuestras bocas
allí  unieron sus cuerpos
y  fecundaron  la noche
en su cama de hielo.

Al poco tiempo,
comenzaron a formar tríos y cuartetos
La señora  espumante  llegó con sus burbujas
y  en compañía de Aperol,
su  roji-amargo  amante italiano.

Los colores  buscan franjas en la copa.
Tal como el cielo en nuestra costa.
Así bebemos el crepúsculo.
Poseemos estrellas.
Sembramos una  mandarina  en nuestro bosque.



5 de septiembre de 2017

Miedo


Tienes miedo.
Quizás mi alegría y mis poemas se diluyan.
Quizás me torne aburrido y silente.
Ser cansado y roncoso.
Apenas el recuerdo de un hombre.

Yo también tengo miedo.
Pero voy a defender mi alegría.
La claridad en  mi sonrisa.
Mi costumbre de narrarte cuentos.
Provocarte con palabras.
Golpear el muro de tus sueños.

Tengo, a su vez, certezas.
Fuerza que irradia tu centro.
Vuelo constante de mi mente.
Tu alma conversando tranquila.
Un canto que escribe el Lucero.



4 de septiembre de 2017

Sweater a rayas


Hoy escribí la noche.
Aquella estrella que acompaña.
Tus ojos rompiendo mi silencio.
Chile volcado en el océano.
Mi pensamiento en tu cuerpo.
El  aire que envuelve este tiempo.

3 de septiembre de 2017

Cortando higueras


Todo los días.
La sombra  corta una higuera
Sus manos desnudas se irritan.
La tierra pierde una amiga.
Se extingue otra chispa del cielo.

2 de septiembre de 2017

Tesoros Infinitos


Busca en tu interior.
Allí en los viejos estantes.
Destellan tesoros infinitos.
La Sexta Sinfonía de Sófocles.
Recetas de Dante.
La  copa de Buda y el espejo de Diógenes.

1 de septiembre de 2017

Dragón

Observo el dragón que se acerca.
Su luz ambar.
Vapor que grita en el aire.
Chispas lanzadas como estrellas.
La tierra tiembla.
Mi lanza es una aguja en su trompa de hierro.

31 de agosto de 2017

Aprendí


Aprendí a leer el mar.
La tierra húmeda.
Cierta paz de Buda.
Los ojos de un hombre que muere.

30 de agosto de 2017

Un minuto en el mundo

Piso de madera en  templo japonés.
Habitación de Susana González.
Catedral de San Patricio
Ruca en Ercilla.
Hombre llorando en Perú.

Sala de espera en Hospital Van Buren.
Calle Independencia esquina Freire,
Feria de los sábados en Dalcahue.
Niño naciendo en Puerto Príncipe.

Bolsas de basura.
Gente buscando comida.
Gusanos.
Una playa en Siria.
El piano en Impulsarte.

29 de agosto de 2017

Ronquidos

Hoy agravé mis ronquidos.
Dormí  en el fondo de la tierra.
Lejos de toda sonrisa.
Allí, bajo la raíz de un reloj.

28 de agosto de 2017

Caja de cristal


Dejé mi vida en una caja de cristal.
Había allí bailarinas mecánicas.
Revistas  Estadio.
La pluma de un loro.
La foto de una niña con sombrero.

27 de agosto de 2017

Biblioteca


Llegamos a  la ciudad de los libros.
Edificios  esféricos.
Pasillos interiores.
Hogar y patria  de libros.
Círculos de luz en los techos.

En  parques templados.
Gente hablando de libros.
Virgilio guiando turistas.
Imprentas,
Tumbas y casas  de escritores.

En las tiendas;
sillas y lentes para lectores
cartas de autores secretos
mujeres bordando sus letras.

En todas partes el teatro.
Libros dotados de vida.
Abuelas brindando sus cuentos.
Árboles cargados de textos.



26 de agosto de 2017

Hijos

¿Qué poema nos une a los hijos?
Acaso un minuto o un mundo.
Tal vez un puñado de inviernos.
Un ovillo de miradas.
Manada de células que cantan



25 de agosto de 2017

Puerta del mundo


Abro la puerta del mundo
Arriba la luna y el lucero.
Nuestro jardín lleno de flores.
El país desnudo.
Niños cantando a Violeta.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!