5 de febrero de 2011

Sabor a mora




Hoy mis palabras tienen sabor a mora.
Hablo y la gente me persigue con cucharas
para tomar mi voz y beberla
batida con yogur.

Otros toman los puntos de mis íes
y las incrustan como pequeños frutos
sobre sus helados de chirimoya.

Me gusta cuando las voces
más fuertes y robustas
son saboreadas como
eróticas varas de caramelo
por mujeres de labios rojos
y caderas asombrosas.

En cambio, temo a los hombres
que untan sus gruesos dedos
con aquellas palabras que duermen
o caen desaprensivas
en las manos equivocadas.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!