2 de febrero de 2011

Balada del funcionario





Ocurre que me canso,

los minuteros me impiden salir de casa,

me derrota el desayuno y la frescura del patio,

la nerviosa longitud de los temblores,

la impúdica certeza de los jueces,

la sonrisa sucia de los traidores.



Me vence la siesta después del canto,

el inquietante llamado de los bancos,

el agobiante miedo al despido,

las circulares que explican impuestos,

el bosque encerrado en cemento.


Me anima el leopardo que cuida a mis hijos,

el búho que enseña sus dudas,

el cariño que danza en el templo,

mi refugio feroz en tu cuerpo.




La imagen de Chaplin proviene de este sitio.


Pienso en funcionarios en el contexto musical de Satie, versos de Benedetti y la experiencia de tantos que ahora sufren vírgenes en las puertas, instructivos para cortarse el pelo y ajustar la falda.


Acabo de tener una pesadilla en que me convertía en funcionario.

2 comentarios:

fgiucich dijo...

La rutina del burócrata. Abrazos.

Roxi dijo...

Ante tanta burocracia lindo regalo, maravilloso es el refugio del cuerpo amado

Y a mi la siesta siempre vence, aunque no lo había asociado con el canto

Es linda esa imagen, en medio de los papeleos y los despidos

Abrazo !

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!