25 de febrero de 2011

elección onírica






Vivíamos unos días en Paris
hospedados en un jardín interior
lugar en que no funcionaban
los prodigios digitales
y la madera reemplazaba
las rocas, el cristal
el cemento.

Un día visitamos casas inundadas
lugares recuperados
por el agua y la arena
ruinas habitadas por niños
antiguas máquinas de escribir
Juzgados abandonados
ancianas vestidas de negro.

De pronto miro el río
y observo  gigantescas serpientes
gruesas como cerdos
larguísimos oleoductos de carne
ocultando sus principios
rompiendo como lanchas
la superficie del agua
buscando devorar pequeños monos
que habitaban entre niños
y escombros
la extraña playa en la ciudad.

Miro en  el radio de mis ojos
veo a  Sofía  muy cerca de los simios
y por un instante la confundo con Isidora
hasta que mi   hija llama desde cerca
y huyo con ella en mis brazos
llevando en mi alma
los cuatro celestes años de Sofía.



Las imágenes, surgidas de Wikipedia y todohistoria.com, corresponden a  la ciudad belga de Ypres, destruida durante la Primera Guerra Mundial.

1 comentario:

Maritza dijo...

Fantástica elección onírica, con la mochila llena de imagenes, cargada de matices dramáticos...
Son un conjunto de versos muy potentes y decidores, amigo.

Las imagenes...no requieren palabra alguna.
Hablan por si mismas.

Abrazos grandes.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!