1 de febrero de 2011

País sísmico






Antes de quebrarse la tierra,
la calle está en silencio y con Luna,
retorna el amor a sus luces,
vuelve la verdad a sus raíces.

Las aves huyen de sus miedos.
Hay hormigas velando  hace meses,
seguras del dolor de las rocas
y la genial partitura de la muerte.

Pequeños movimientos
anuncian el baile,
la esperada noche de los gritos
atrapados en el vientre de los vientres.

La víctimas están marcadas con lanza,
heridas por el ojo del destino,
ajenas al rocío del futuro,
perdidas en el lodo de los tiempos.



Este poema conversa con María Elena Walsh en:

La víspera

Ya preguntaba por el mundo mío,
por la calle sin voz, por el pausado
retorno de la noche en el rocío
y por el aldabón desmemoriado.

Sorprendían los pájaros del frío
la soledad del parque ensimismado
y regresaba el nombre del estío
puntual como la sangre a mi costado.

¡Oh voluntad de estrella en la bujía!
¡Oh cortejo de llantos vegetales
que en el perfil del viento renacía,

cuando al temblar la savia en su retoño,
bajo un aire aturdido de panales
amaneció la infancia del otoño!









La imagen proviene de http://www.webrecurso.com










Hoy, María Elena Welsh hubiera cumplido  81 años de existencia.


Su cigarra sigue cantando con transparente y pura libertad.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!