29 de noviembre de 2010

Amanda y Vicente




Amanda y Vicente no están solos,
no lloran lejos de la aurora,
no temen los ritos del invierno,
no  buscan la lluvia en su memoria.

Mágicos, receptivos  y azules,
hay   lazos de unión entre sus soles,
cajas  de música los llaman,
Francisca los adora,
Pablo  los  escucha,
Vestal los ampara,
Pía está en el borde de sus sueños.

Hermanos caminando en el bosque,
son niños con cristales en la mente,
almas que brillan en la noche,
seres que abrazan a sus padres,
luces de vida en el desierto.

2 comentarios:

fgiucich dijo...

Niños que alegran la vida. Abrazos.

lichazul dijo...

son verdaderos ángeles a esta edad

más abrazooo

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!