12 de noviembre de 2010

Ensalada al estilo de Pitágoras





Berros como hierbas de  agua,
poderosos rábanos,
pepinos que aman sus círculos,
puerros como brazos de niños,
paltas con cebollas en los ojos,
endibias en azúcar de betarragas,
espinacas con mínimo fuego,
dichosas  y prietas aceitunas
coronas de insignes  alcachofas,
peligrosos tomates al ajo,
choclos como balas de sol.

Zanahorias, berenjenas
y ciclos de lunas,
pimentones mirando a las papas,
pequeñas esferas de bruselas,
porotos en flaquísimas láminas,
habas que ofenden la calma,
dientes y sombras de dragón,
lechugas que lamen sus dedos,
camotes.
serios e ingeniosos brócolis,
coliflores que parecen cerebros,
zapallos cansados de hablar.

Todo ello con aceites de Sicilia,
apio en ramas y raíces,
luz en gotas de limones,
vinagre criado con música,
sal  sacada de un reloj,
la infinita sonrisa de Zaratustra,
secreta memoria del verde.

Importante: revolver con cuchara de palo
y marcar sobre los platos
la sagrada Pentalpha de los Reyes Magos.




Se cree que los  Pitagóricos, atendiendo a sus creencias en la reencarnación, eran vegetarianos.

Dice Plinio el Viejo que Zaratustra nació sonriendo porque recordaba vidas pasadas.

La disciplina de las comunidades Pitagóricas buscaba fortalecer la memoria para recordar otras encarnaciones.


Llamativamente, Jámblico afirma que  rechazan las habas y que tenían prohibido revolver el fuego con un hierro.

La imagen corresponde  a un fragmento de "La Escuela de Atenas", en que Rafael nos muestra a Pitágoras escribiendo.

La reproducción fue tomada de este sitio.

1 comentario:

lichazul dijo...

como diría un carnívoro
mucho pasto jajaja

original creación, me gustó por su lúdica intención

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!