11 de noviembre de 2010

Despedida










No debieras bajarte de mi alma, no  ahora.
Márchate y sentirás el grito de un trébol,
el pan buscando su poema,
un rezo turbio en mis ojos.

Tendré  que aprender a vivir como otro.
Hombre que crece sobre un muerto.
Naranjo en pleno desierto.
Luna en un cielo de metal.

Vivir aunque me duela la noche,
los pequeños progresos del rocío,
las raíces vivas de tu carne,
las orquídeas en tu ramo de novia.





En la imagen, "Novia judía", de Rembrandt, proveniente de este sitio.



El poema fue creado con "total independencia" del cuadro, pero posee el mismo enigma sobre la relación entre el sujeto masculino y la novia.

Sobre esta  obra,  realizada en 1666, Van Gogh dijo:" Daría 10 años de mi vida por poder estar sentado 14 días ante este cuadro".

La pareja representada no se mira y se supone que se trata de un tema bíblico, con Isaac y Rebeca de  protagonistas.. Otros aportan  que los modelos de la obra fueron Titus, el hijo del pintor y   su novia Magdalena van Loo.

Pero el cuidado con que él la toca y la delicadeza de gestos de ella resultan casi espirituales. 

Por  favor, concentren su mirada en las manos de los personajes, las joyas, los detalles de los trajes.



2 comentarios:

fgiucich dijo...

Un poema que es una pincelada perfecta de esa dolorosa despedida. La pintura, una belleza sin palabras. Abrazos.

lichazul dijo...

felicitaciones!!
cómo duele decir adiós

besitos de luz

Powered By Blogger

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!