3 de enero de 2011

Antropófago






Conversé con el color de los tomates,
eran muchachos
que brillaban en mis manos,
enamorados de cebollas intensas,
con sus inscripciones vigentes
en el partido.

Sus corazones eran limpios y frescos,
amigos del aceite,
cariñosos con el  pebre,
impúdicos ante el ajo.

Algunos cantaron
hasta convertirse en jugo,
vertiente colorada de las almas,
salsa y espíritu  de luz.

Algunos previeron el disgusto,
arrugaron su piel en las matas
y pudrieron su carne sobre la tierra.







La "naturaleza muerta"  es de Jacques Barcat y proviene de  http://jacquesbarcat.blogspot.com

1 comentario:

Isabel Barceló Chico dijo...

Todo a nuestro alrededor parece devorarnos. Y quizá nos devora... Un abrazo muy fuerte, querido amigo, y feliz año nuevo.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!