13 de enero de 2011

Verano





Es verano y mi casa está llena de árboles,
las flores iluminan el prado
y el agua de las fuentes
es pura y hermosa frescura.

Los tomates han tomado alas de cebolla
y un pequeño fuego invita a las palabras,
las bocas comiendo un mismo damasco,
nuestra hija jugando bajo las parras.

Nuestros labios aprehenden
los colores del rubí
y los cuerpos escogen al agua,
al elemento de origen,
la puerta central de la vida.







Poema dedicado a mi madre, guardiana del verano.





Esta imagen de Granada, proviene de este sitio.

1 comentario:

comun dijo...

Hola!!

gracias a la primavera existe el verano, ella prepara todo.. hermosas tus palabras dedicada a tu madre.

Un abrazo de oso.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!