17 de enero de 2011

Mané





Mané despierta iluminada,
registra  su sonrisa en el viento,
lava los ojos de Isidora,
corrige sus palabras,
enseña música,
trasunta  rayos de sol.

Amiga del  pan  crujiente,
ajena a todo rango  o prejuicio,
férrea difusora  de copuchas,
rubia habitante del rocío,
certera accionista del futuro,
madre entre cocinas y guarderías,
enfermera de su propia hermana,
alegría visitando nuestra  tierra.






Poema dedicado a Julia María Inés  Sotomayor Miranda, tía abuela y protectora de Isidora.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!