14 de enero de 2011

Silencio



Silencio es presencia,

música que parte,
jardín  de un poema,
aire calmado y transparente,
espejo durmiendo en mi alma,
quietud de la danza,
renuncia a la rabia,
secreto del sueño,
pregunta golpeando en la mente.

Silencio es tradición de Zaratustra,
plano en que gira la  estrella,
venerable certeza del cielo,
numen del hombre,
ojos  que abrazan,
labios porfiados del día,
mudez implacable del sol.



Este poema conversa con Mario Benedetti en:


Fuego mudo

A veces el silencio
convoca algarabías
parodias de coraje
espejismos de duende
tangos a contrapelo
desconsoladas rabias
pregones de la muerte
sed y hambre de vos

pero otras veces es
solamente silencio
soledad como un roble
desierto sin oasis
nave desarbolada
tristeza que gotea
alrededor de escombros
fuego mudo







La escultura de Mario Irarrázabal en el desierto de Atacama proviene de http://ignaciocerda.wordpress.com

1 comentario:

Clarice Baricco dijo...

Ese silencio tan necesario. Pero a veces hay que saberlo escuchar.
Lindo como siempre lo que escribes.
Abrazos.
G

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!