5 de junio de 2006

REvuelta Estudiantil

La irrupción de protestas escolares, llama la atención en el seno de un país ordenado en que el régimen económico y su conducción, no es materia de grandes conflictos políticos.

¿Qué lleva a los estudiantes a la calle?.- En mi concepto, la misma antigua causa de todas las revoluciones: El hambre, la desesperación, la angustia de sentirse oprimido y sin salida posible.

Hambre, porque la jornada escolar se alarga y no se tiene dinero para comprar un plato de comida; Desesperación, porque cada vez cuesta más pagar la tarifa del bus; Angustia, porque de antemano se sabe que la educación recibida es sólo una sombra de la que realmente se necesita para obtener logros académicos.

Los miles y miles de estudiantes que han detenido su trabajo de leer, sumar y pensar, están arrinconados por la sociedad.- El salario que perciben , la educación, se ha diluido, ha perdido valor, es sólo una lámina del verdadero saber.

Esta terrible precariedad ha parido un gigante, un fantasma desatado sobre la Alameda que encandila a los hambrientos de justicia y asusta a los guardianes del orden.

Pero, ¿por qué las familias chilenas carecen de dinero para alimentar a los hijos o pagarles el pasaje del bus, si los índices de la economía señalan que este es el momento más próspero de nuestra historia?.-

Intuyo saber la respuesta: El endeudamiento, todos los ingresos se aplican al pago de deudas financieras y no queda efectivo para pagar el bus, el metro, la colación.

Gonzalo Villar
Abogado

2 comentarios:

Marcylor dijo...

Es cierto: preferimos comprar otras cosas y se nos olvida el pequeño cotidiano. ¿Cuántos de los estudiantes que se urgen por la plata de la micro tienen celular con cámara o un MP3?

Anónimo dijo...

best regards, nice info »

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!