12 de marzo de 2007

la coherencia empieza por casa




Con la aurora
y embriagado por la belleza
que afloraba del azul,
dirigí mis pasos hacia la virtud.

Entre los que sufren
encontré inspiraciones
y costumbres que me hablaron de ella,
sus mutaciones, sus silencios y su esencia.

Conducido por una suave mujer,
busqué serenidad entre ritos,
palabras y sueños.

Quise llamarme “hombre bueno”
y no pude y no quise y no supe.

Quise tantas cosas
y sólo tuve palabras
y no gestos
y no hechos
y no acción.



Una cosa valiosa es leer la "Ética a Nicómaco", estudiar Derechos Humanos, ocupar un lenguaje de humanidad y afecto.

Algo muy distinto y todavía más importante, es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Trabajar por el otro; compartir con el prójimo, aprender de nuestros hermanos....es lo realmente difícil.

La vida nos desafía a ser justos y generalmente nos derrota.

En último término, percibo el proceso de individuación - la iniciación- como el ensayo destinado a que la justicia surja espontánea y gozosa de nuestro espíritu.

Así: escuchar,compartir y luchar, surgirán como ríos de alegría desde nuestra alma.

Ese es el sentido de los rituales: construir hábitos de respeto y amor.


Gonzalo,

tú qué que te llenas la boca

con mañanas luminosas,

cantos a la libertad

y palabras de amor al ser humano.


Cuántas veces al día aplastas a tu vecino?

Cuánto tiempo y energía le dedicas a tu vanidad?

Qué haces para merecer llamarte hombre digno?

En qué lugar aprendiste el arte de mentir?

Sabes qué significa la palabra transparencia?




En la foto, que corresponde a mi propia mirada, se aprecian láminas del tarot, que por cierto, describen en forma muda el proceso iniciático.

Durante esta semana leeré el tarot a todas las personas que lo deseen, siempre que envíen su correo y expliquen de qué color tienen el alma, en aquellos largos días de verano.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!