12 de abril de 2018

Luis de la Cortina Cifuentes



Luis de la Cortina vivió a pesar y a causa  de su osadía.
Peleó en  Cordón Cerrillos hasta agotar sus municiones.
Se entregó para evitar el suplicio de su hermano.
Superó torturas y años de prisión.

Mas  todo su poema fue alegría.
Risa de Santiago.
Bohemio enamorado.
Niño en  complot de Colliguay.
Padre entre muchas tempestades.
Bendito banquero del pueblo.

En su ternura, nos contó la campaña de 1970.
Recordar nombres antes de  cada pueblo.
Arte de dormir sentado.
Lazos entre yoga y política.

Pero el cáncer buscó a Luis.
Devoró próstata y huesos.
Se ensañó con su risa.
Venció su cuerpo más no su fuerza.







Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!