2 de marzo de 2011

Acostumbrarse a lo extraordinario





Isidora se acostumbra a lo extraordinario
celebra los saltos de Trufa
aprende a nombrar las estrellas
abraza el fluir de los cuentos
honra los gestos de la aurora
siembra su luz en mis ojos.






En la  primera fotografía, sacada de de mi propio registro, se aprecia a Isidora junto a mi padre.


En la  segunda fotografía se aprecia a Trufa, la gata  de Vicente, hijo de Myriam Parra, quien aportó la imagen.

1 comentario:

Maritza dijo...

Un bello cuadro familiar y atento a los milagros diarios! Cosa poco común...

Abrazos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!