27 de marzo de 2011

Brevas peladas y en la boca (Desayuno de otoño en Esperanza).





Sobre el plato de madera
veinte o más brevas peladas
recién paridas en el patio
almas plenas en la Quebrada del Sauce
vida perfecta de Maribel Rubio
distinción entre realidad
y el arte de abordarla
de recrearla, de hacerla nuestra.

Historia de Gabriel y el profeta Amós
libro familiar de los Parra
primeras mañanas de Otoño
formidable árbol en Aracataca
José Arcadio amarrado por años
prostituta
regalando dulzura a la esperanza
berenjenas caminando sobre aceite y ajo
relatos de topeaduras
casas defendidas por rieles
sal premiada con aromas
sol proclamando los cristales
miel de avellanos con rastros de cera
café hecho por Pedro
nieta con torta de cumpleaños
Chaplin observando junto al brasero.

Sobre el plato de madera
las hijas de la higuera han partido a mi boca
dulces en su último rayo de vida
deliciosas como el rostro de Isidora.

En la calle
la niña obsequia sus abrazos
Myriam es llamada por sus sueños
y el equipo busca prietas con nueces
una quebrada llena de flores
barcos escondidos en el cielo
la escalera entre Durazno y Barros Arana
último año antes de las guerras
el sello de la unión entre las fuerzas.








Las imágenes son de mi propio registro.

2 comentarios:

comun dijo...

Hola!!!!
Por aquí ya no hay brevas y los últimos higos los hice en dulce y me los comí, jijiji
Hermosas palabras y hermosas fotografías, gracias por compartirlas…
Te convido un mate amargo que tengo a mi derecha mientras te escribo y te doy un abrazo de oso.
PD: publique tu post en twitter.

lichazul dijo...

preciosas las fotos de esos suspiros, una enredadera que en este tiempo luce genial, aparte de esa vista al mar es genial

de brevas e higos, no mucho
desde nena sentí cosa comer esos frutos jajaja

pero el poema es muy bueno:)

abrazo y buena semana

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!