14 de marzo de 2011

Peligrosa



Por respeto
a nadie le digo “mío” o “mía”
porque los seres no somos cosas
no ocupamos un lugar en despensas
no vendemos nuestros ritos
no cedemos nuestra alma.

Pero en un mejor sentido 
tu eres mía porque estás  aquí 
habla tu alegría en mis brazos
suben tus rubores por mi cuerpo
ondean en mi rostro  tus banderas 
vuela tu humedad sobre mi sangre.

Por cierto
en un peligroso sentido
porque abraza tu voz mis silencios
grita tu luz en mis cuartos
busca mi noche tu estrella
y bebe mi alma en tu pozo.




Para mi esposa.


La imagen es de Ray Bidegani y proviene de http://viewmorepics.com

1 comentario:

Maritza dijo...

Privilegiadad mujer tuya que se deleita con el poeta-amante-compañero-esposo.

Bravo!
Así se trata a una mujer.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!