19 de agosto de 2006

las raíces de mi aguacero



Recuerdo la casa de mi abuelita Olga, mis autitos esparcidos por el dormitorio, las luces de la mañana que inventaban formas sobre el suelo y el placer de escudriñar bajo los closets, las cómodas y los sofás.

Aún estoy durmiendo la siesta sobre su corazón; comiendo manzana rallada y alcachofas molidas… en una mesa enorme, antes de que llegaran los grandes.

Todo parecía seguro e inalterable, la muerte era ajena y los días serenos se desenvolvían al amparo de ella, radiante de dulzura.

En el país, los aviones atacaban las ciudades, militares grises ocupaban las pantallas con discursos sobre patria, victorias y cáncer extirpado.

Pero eso pasaba en otro mundo, en las escuelas, en las fábricas, en los barcos… lejos de mi paraíso, donde yo seguía cuchareando el jugo de la carne y saboreando sopaipillas… mientras en las calles se derramaba el frío y el silencio.

Pero la muerte apagó mi paraíso… y en mi ventana la luz de la mañana, llena de pequeñas partículas flotantes, cedió paso a la tormenta… oscura, desafiante, irremediable.

Desde entonces, sumido en el torbellino, busco recuperar aquel lugar, lo tomo en mis manos y se escapa, dejándome muerto, otro, nuevo.

A pesar de todo… recuerdo.


Texto: "Las Raíces de mi aguacero", Prófugos de un aguacero azul, año 2002.
Foto: "El sol" en la serie de imágenes sobre el tarot, en ella aparecen Pedro Vicencio, Olaya Vicencio y el que suscribe.

82 comentarios:

Eulalia dijo...

¿Por qué tienes tantos post?
He venido a ver quién eras, y me he hecho un lío...
Volveré, e intentaré no perderme otra vez.
Un beso.

tormenta del mar dijo...

Gonzalo: La Tormenta no siempre es oscura, Pero sí...irremediable!!!
Pasa por tu vida y nada queda como antes.
Gracias por tu comentario en el bosque!

Besos!!!!

Tormenta de luz!

Marce dijo...

Así tb. era la casa de mi abuela: mi abrigo, mi fuerte, mi contención, con olor a pan tostado y una radio AM sonando.
Así mismo vi yo, de pronto, un país ensangrentado, mutilado, arrasado, un país que aún no cierra sus heridas, ni puede llorar a sus caidos.
Emotivos recuerdos Gonzalo, gracias por gatillarlos.

La Negrita Chocolate dijo...

Concuerdo.

nika dijo...

.
.
.
.

memoria
que me arrullas con tus cantos
y abres tus ventanas
a la luz de aquellos días cargados de tesoros
gracias por devolverme intacta la sonrisa
de ese ser que endulzó para mí cada manzana

.
.
.

el sol: momento en el que la vida brilla y la perfección se empeña en hacer una parada en nuestro mundo.

¿cómo haces para despertar en quien te lee la dulce nostalgia de lo que no vivido?


abrazos

.
.
.

LaRomané dijo...

Que triste el texto...

Me sono a desarraigo y exilio.

Saludos
x0x0x0
LaRomane

Jubal dijo...

Hee stado merodeando por tus blogs, y lo que he leido me ha impactado. Un abrazo

Roxi dijo...

En la canción Patria, Rubén Blades intenta explicarle a un niño qué es la patria. Y entre otras cosas le dice: "es el cariño que buscas después de muerta tu abuela", o algo así.
Me acordé leyendo tu lindo texto.
Yo también quisiera reencontrar un espacio seguro e inalterable, aunque a veces un poco de torbellino hace bien.
Saludos! (de la cuatro contradictoria)

Lila Magritte dijo...

El Sol está en todas partes y alumbra a través de los que aman a la Vida en su Jardín.

Rosa Ester dijo...

Tu post, me ha llevado volando a esos años en que era una niña feliz convencida que con la presencia de mi Abuelo (alto, masiso, y de cara muy seria) estabamos seguros... cuando nos dejo fue una sensación de quedar a la deriva, nunca más he encontrado un hombre mas integro que él.

Gracias por llevarme a recordar a mi abuelito...

y gracias por tu visita en mi blog...

Marga F. Rosende dijo...

Evocadoras palabras y la foto es preciosa. Yo también tengo una en la balsita de plástico mojando a otro niño con una manguera. Un beso y gracias por tu visita.

Sin Azúcar dijo...

Que lindo, me gustan esos recuerdos vívidos, tan cercanos... me gusta escuchar y leer historias de otros mundos-personas.
Nada se olvida. Todo se registra.

Pacita dijo...

Lindos azulados recuerdos y màs aùn con tan bella prosa extendida .
Sobre mi Posteo no tengo nada contra la micromepresa de los completos, pero uno chileno y con salsa verde . Tampoco soy macrobiotica pero era un poco para canalizar un mensaje de nuestros instintos bajos .
Un gran abrazo

Clarice Baricco dijo...

...y es que los aguaceros nos dejan la nostalgia y los recuerdos vuelven a latir, y uno les pone el color y el olor y tú los fundes en letras.

felicienta dijo...

ah que bonitos recuerdos ..... manzana rayada una delicia !!

un abrazo

Paula dijo...

Que hermosos son los recuerdos... y más aún cuando los compartimos. Hermoso relato Gonzalo.

Spoiled Princess dijo...

me puedo yo sentar a pensar y escribir debajo del aguacero????

Perséfone dijo...

Hermosa forma de escribir. Tan fresca y fácil de transportar.
La foto es genial, y me evoca infancias tan llenas de alegría de las que no se quiere despertar.
Cuándo somos niños el mundo es tan lejano, luego nos devora con sus fauces de las cuales caemos prisioneros.

Mi abrazo.-

Agneshka dijo...

que lindo texto.
me traslado a mi infancia y a recuerdos mas recientes, donde la vida aun me permite disfrutar de esa tibieza.

Macarena dijo...

Abuelitos, son las únicas personas que nos consienten en todo...

Aún recuerdo cuando yo comía manzana rallada con jugo de naranja... ¡Que riiicoooo!!!


Saludos

Antoinette dijo...

Triste es estar bajo la sombra de un recuerdo inasible. Los recuerdos flotan, es innecesario intentar recuperarlos.

bacio!

nadie dijo...

Que dulce idea.Intentar volver a dormir sobre ese corazón, recuperarse, a ese que jugaba y se nutría de los manjares de esos tiempos...esa nostalgia tremenda de uno mismo que no se acaba.

Vigilia dijo...

Gonzalo: ya eres parte de Entre medio Tanto....conmovedor tu escrito...evoca olores, sabores y sinsabores de un espacio que no se pudo reconstruir quizás porque el arcoiris fue muy fluorescente y nos impidió ver más allá.
Gracias por tus comentarios y ya los espero de regreso.

Ave Fénix™ dijo...

Gonzalo, compartimos los recuerdos con un toque de añoranza, en un café?

niza dijo...

a veces creemos embriagarnos por la pasión de los demás cuando la realidad es que vivimos hechizados en la propia...

deambule por tus blogs, veo que el teatro y la literatura son parte de ti; tu post... hay tantas muertes en la vida... y tatos renaceres... hermosos recuerdos...

besos circenses y grax por visitarme

sigo leyendo....

la-pollo dijo...

Nunca me enterè de lo que sucedía en el país porque vivía en una burbuja. Ahora que conozco a mi marido, estoy más conciente de todo lo que sucedió y lo que nuestros hermanos chilenos vivieron y sufrieron en aquella terrible època.
Un abrazo, gracias por tu texto.
Cuando se recuerda a una persona que se ha ido, se le agradece.

Katy dijo...

;e gusta "hay cosas para las que no pido permiso"

Daniellha dijo...

Gonzalo...tu post está muy bien narrado , pero lleno de recuerdos, si pudieramos atrapar el ayer y hacerlo tiempo presente, sobre todo cuando has perdido a alguien tan querido.
Un beso.

Emma was an angel dijo...

el post del tarot me ha encantado.. lastima que no puedo leer tanto como quisiera porque ya casi voy saliendo de viaje.. pero al volver volvere!

Paulina dijo...

Que linda fotografia de pequeñito Gozalo , es verdad de niños vivimos tan ajenos a lo malo , nuestro mucho es un paraiso , que hganas de volver a la niñes a veces ...
Besitos y ten buena semana ...

Ratoncilla dijo...

Besitos y abracitos Gonzalo , el sol siempre sale tras la tormenta no lo olvides ...

indianguman dijo...

Pucha cai, si a todos nos expulsaron del jardín y nos condenaron a andar vagando por ahí con la nubecita negra sobre la cabeza.

Lo más cercano a una medicina: el arte, un hijo.

Bella foto, bellísimo escrito, tengo recuerdos similares, debajo de los mueblers, las motitas flotando en el rayo de luz....

Un beso!

Darilea dijo...

No conozco de cerca el dolor de esa manera solo por los recuerdos vagos de mis padres.
Es triste para un niño dónde su día a día son los juegos encontrarse de una forma tan brutal con la cara verdadera de la realidad.
Besitos Gonzalo.

La hormiguita dijo...

Inolvidables momentos.
Saludos.

yole dijo...

Los espejos y las princesas no cesan de perseguirse, sí.

Saludos.

Glauca dijo...

Bellos años de la infancia que se ven rotos por alguna mujerte y después toda nuestra visda es un querer reencontrarlos.
Un abrazo. Mi PC va para largo, paciencia!

Pía Bórquez dijo...

que relato tan lindo , lleno de nostalgia...
los abuelos, la casa de mis nonnos donde me escapaba para tomar desayuno en cama con mi "nene" abuela que nos traia y hacia el nonno ...
chocolate caliente y pan tostado con mantequilla..
saludos

Elena dijo...

Algo... así como... VENDAVAL...(Yo no declino).

Me recuerdo mucho de mi abuelita... de cuando calentábamos... tarros de manjar... en su brasero, y saltaba la tapa, y quedaba pegá en el techo, el olorcito a mate... o a cascaritas de manzana... de su cazuela... tan sabrosa... de sus arrugas... de sus aguas de colonia... de las horquillas para su pelo... de cuando ganó el tercer lugar en un concurso de belleza con 90 años...
´Qué recuerdos...''

LATIDOS URBANOS dijo...

Definitivamente somos varios con nostalgia...

He paseado por tus blogs, pero me gustaría que me recomendaras el que tú consideras el mejor....

Gracias x tu visita.

SL2

quantum dijo...

Gracias por tu visita y tus palabras. te felicito por tu(s) blog(s), que acabo de descubrir.Seguiré. Seguiremos, espero.

Isabel Romana dijo...

¡Qué hermoso era aquel tiempo infantil! Y estremece pensar cuántos niños son expulsados hoy de su paraíso sin haber llegado siquiera a disfrutar de un remanso como ese, con los autitos esparcidos por el suelo y el placer de remojarse en una balsa mientras su padre o su madre o su abuela toma una instantánea. Hemos gozado de un privilegio. Saludos muy cordiales.

Anónimo dijo...

Entrañables abuelas... Mi abuela Mercedes era la más presumida del mundo mundial... algún día contaré como la recuerdo, los olores y sabores infantiles perduran toda la vida.
Gracias por tu visita.
Bikos.

AZUL dijo...

Un placer devolver la visita y encontrar letras llenas de sensibilidad y emoción...me encanto la visita y la repetiré...con tiempo.

Un biko y buen inicio de semana!

Laura dijo...

Supongo que cuando la muerte se lleve a mi abuelita de casi 101 años sentiré que me falta un lugar que es mi casa.
Cariños

sole vargas dijo...

Gonzalillo, sta historia me trajo a la memoria mis años mozos cuando fui abuela por primera vez, en otra de mi(s) vida(s) y recuerdo a mis nievecill@s, eran así como ustéh y sus primos???
Yo intentaba hacerles la vida más fácil, y los arropaba con comiditas y postres rrricos, para ke no sufrieran frente al horrror del mundo_de_afuera. Hoy en sta nueva vida, arropo a mis nievecill@s con palabras...abra_cadabra...
Saludosss desde el Cemerentio de Curiyork,
La Weli_justiciera...

P.D. Me sigue llamando la atención ke la mayoría de sus lector@s somos mujeres...???

hiskka dijo...

Que interesante blog, claro me falto tiempo para leerlo todo , lo hare de a poco, vale la pena
salu2 y felicitaciones

pajarito dijo...

Por fin puedo leerte!

me gusta tu blog pero desde mi pc no puedo entrar a él, me lo para ...

bueno aprovechare de leerte cada vez que acceda a otro pc

saludos

D

Elena Lamas dijo...

Buen blog, lindos recuerdos, me hicieron recordar a mi padre, porque lo que más he extrañado es la seguridad que me hacia sentir, cuando necesita ayuda y consejo, esas sensaciones de paz que nos brindan algunas personas, no se borran de nuestras mentes, pese a cualquier problema que podamos tener después.
Gracias además por tu visita

Elena Lamas dijo...

Buen blog, lindos recuerdos, me hicieron recordar a mi padre, porque lo que más he extrañado es la seguridad que me hacia sentir, cuando necesita ayuda y consejo, esas sensaciones de paz que nos brindan algunas personas, no se borran de nuestras mentes, pese a cualquier problema que podamos tener después.
Gracias además por tu visita

Ligeia dijo...

Cuando la infancia habla, los adultos quedan en deuda...
El árbol genealógico es el árbol que dá más vida y otorga frutos que son únicos...

calanda dijo...

Preciosa foto, blanco y negro se funden con la historia que nos llena, que nos hace ser como somos, con lo que realmente pinta de color nuestro corazón...que llenamos de recuerdos, como los tuyos, llenos de olores, de sonidos, de tactos...Gracias por traer La Tempestad a mi rincón.

MaleNa dijo...

Recuerdos..me impregnadas de recuerdos con olorcito de comida dominguera, enredaderas tejiendo el alma y la voz del abuelo diciendo "Pichi, no hagas eso"

Recuerdos que siempre estaran iluminando.

Besos ;)

Cata Fdez dijo...

... respondí a tu pregunta en mi blog... esta historia de las sopaipillas y la manzana rallada es encantadora. Gracias por tantos recuerdos.

Abril Lech dijo...

Es la magia de ser niño y contar con abuelas maravillosas...
La mía se perdió antes de tiempo, se la llevó la locura y aún con vida ya no la tenía... Pero todo lo que me dejó fue maravilloso porque ella sabía dar el te calentito en las noches frías, la risa franca de sus relatos fantasticos, los recuerdos de un mundo que ya no era.
Mi otra abuela, gracias a Dios, aún cuenta sus noventa.
Ambas tuvieron de nosotros una parte nuestra que ya no existe...
El paso del tiempo es la nostalgia, disfrazado en los seres que ya no están.
Besos
Abril

firmina12 dijo...

a tristeza serve para isto mesmo: para transformar em tinta

Loredana dijo...

El texto es súper lúcido, la foto igual.
Es Santiago?

Me apelaste a la memoria emotiva. Yo también recordé.

apuntes de taller dijo...

Hoy me fui bien temprano en la mañana a ver a mi abuela... ella ha sido mi paz, mi centro, la persona que me acoge y me acepta como soy, desde que tengo recuerdos, y el olor a pan tostado...y todavía esta aqui, no creo que por mucho tiempo mas... no de esta manera, pero siempre estara conmigo. Hoy necesitaba su abrazo y su mano dulce en la mía...
Un abrazo grande para ti y gracias por tu lectura
Paulina

salamandra dijo...

quiero autitos, mutismo y música
todos juntos en una fiesta de nostalgia y locura!

saludos

Chamila dijo...

...bello recuerdo...

...imagenes de ninnos...

besos.

Paula dijo...

Pasaba a ver si había otra historia de esas que escribes y me encantan... te dejo un abrazo, lleno de ganas de volver a leerte.

alida dijo...

Los recuerdos… aunque a veces son un torbellino, muchas veces son necesarios
Un abrazo

Ondina dijo...

Los recuerdos de infancia,unidos generalmente a una abuelita dulce consentidora,quedan grabados para siempre en la memoria,y es curioso,que precisamente,esos,los más antiguos son los que se reviven con mayor nitidez,transportándonos incluso al mundo de olores y sabores que los acompañaban

Fairy_Andru dijo...

uhyyy!!! que bellos recuerdoss....la casa de los abuelos....las historias pasadas....esas antiguas melodias....la buena mesa.....
despues de la tormenta siempre viene la calma...sale el sol........o simplemete continua la lluvia......
Un gusto saludarte y leerte...nos vemos...*-*
(hormiguitas,hormiguitas y muchas hormiguitas....jajajaj)

Patricia dijo...

Pensé en la casa de mi abuelo, en sus abejas (era Apicultor), en la quinta, las manzanas verdes con sal, las guindas, los aromos y la alfombra amarilla que extendían sus flores en el patio. Me vi nuevamente (11 años) sobre un cajón de madera que mi abuelo construyera para mí, para que le ayudara a centrifugar los marcos con miel. Fueron tantas tardes de verano en eso... aún siento el aroma del cuarto en dónde tanto le hice compañía... Nostalgia.

Saludos.

atacameña dijo...

me gustaria ser transparente e invisible en ciertas circunstancias,pero soy humano y aun asi intento volverme transparente...
gracias por tu visita a mi refugio,cariños.

La Libélula dijo...

¿Por qué los recuerdos de la infancia son tan dulces y se hacen cada vez más fugaces a medida q el tiempo pasa?

No sé, la memoria se vuelve frágil y el corazón melancólico...

Un abrazo

Yve

Eleanor Rigby dijo...

Hummmm…recuerdos de niñez, deliciosos.

Mi abuelita olía a nueces azucaradas, todo de ella era una imagen en blancos y negros graciosos y dulces. La perdí hace años pero la traigo de vuelta cada vez que tengo frió y siento que me envuelve en su mantita de lana... ahí entre medio de sus pechos, me siento protegida.

Me encanta leerte, un beso.

Esmeralda dijo...

Uf. Estas palabras me llenan de fhash back bipolares que cada dia se vuelven más frágiles.

Te dejo un saludo y gracias por tu huella en mi blog...
Te leo ;)

Anónimo dijo...

Quien como los niños que atrapan la felicidad en unos cuantos segundos..!

Deseo que el paraiso que ahora se te presenta, se empieze a presentar completo: con las ilusiones aun maduras, y mil floreciendo!

=)
Saluditos y un gran abrazo!

Nana Knesovich dijo...

bello!..què relato tan de casa, tan familiar, tan sopa caliente y torta de chocolate de mi abuelita...
qué delicia éstos recuerdos, que como los sueños, se alimentan del alma...
gracias por pasar por casa, un saludo :)

Beatriz Valenzuela dijo...

no gonzalo: ya ese lugar no es. concentrate hoy. abrazos

camila isadora dijo...

gracias

Anónimo dijo...

Simplemente maravilloso y conmovedor. un abrazo.

Mentacalida dijo...

Y alli recuerdo la Alameda...
esa ancha por donde pasaba el hombre libre...
Tu aguacero me nubla la mirada
de añoranzas por los que no estan
por tantos y tantos que lloraron
que lloran...
muchos sin encontrar la paz.

Un abrazo fuerte.

menta

susana dijo...

uf q triste...por cierto jjaj yo tb me hago un lio cuando te visito con tantos blog jjaj besitos, su

Negra dijo...

El día amanecío tibio, y decidí hacer el jardín... Es que mi planta de tomates se lo está devorando todo... y sólo quiere crecer, como niño lo puse en su lugar, le saqué lo seco y lo guié por encima de unos arboles. Tendrá unos 3 metros de largo? Al podar sus ramas, me dí cuenta que aun tenía tomates, pasó todo este invierno haciendo un esfuerzo evidentemente "sobrehumano" para guardarlos para mi, escondidos, pequeños.

Aun recuerdo las tardes en casa d emi abuela, con corbatitas con mantequilla, mi auto color rojo, y las tardes con pelusas de platanos orientales en el aire. Siempre habían corbatitas.. es que no había más, pero me encantaban... hay días, en que las preparo para mi, casi iguales a mi yaya Olga. Cuando quiero volver a su regazo, vuelvo, esa fué la promesa entre las dos. Estoy segura que tambien llegaste a un acuerdo sobre el jugo de la carne o sobre las sopaipillas.

;)

Andrés Asenjo Morosetti dijo...

Niños, todavia yo me acuerdo cuando era niño y estaba en una suerte de capsula semiprescencial, donde el ahora es mas ahora que nunca y donde el fin de la existencia pareciera ser solo otra cosa.

ms. hartung dijo...

no porque quienes hayan dado vida a tus memorias hayan muerto, ellas morirán con ellos...de hecho, ellos son las cenizas

La Luna dijo...

Meláncolico, recuerdos de infancia, de cuándo todo era hoy, ahora, de disfrutar sin porqués.
Un saludo.

alida dijo...

Recuerdos son lindos
saludos

Alejandra Noemi dijo...

Me encantó el post, quede pa'dentro... demasiados recuerdos.
Se agradece

Tere dijo...

Precioso y nostálgico texto, describe la que puede ser la infancia de cualquier niño, cuando vive en el paraíso y poco a poco, o de golpe, se da cuenta de la realidad. Saludos!!!

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!