1 de mayo de 2007

Bienaventuranzas para Rodrigo

Rodrigo Cisternas. Obrero de Arauco





Bienaventurados los que trabajan porque ellos sustentan la tierra.


Bienaventurados los que perdonan porque ellos hermanan las almas.


Bienaventurados los que rien porque ellos abrazan la luz.


Bienaventurados los músicos porque ellos labran el espíritu.


Bienaventurados los que construyen la paz porque ellos fecundan la alegría.


Bienaventurados los que dudan porque ellos aman la verdad.


Bienaventurados los apasionados porque ellos hacen un culto a la vida.


Bienaventurados los que sueñan porque ellos regalan la esperanza.


Bienaventurados los desaparecidos porque ellos habitan nuestra alma.


Bienaventurados los desesperados porque viene a ellos la esperanza.



En el día del trabajador, me emociona pensar en las cumbres y en la podredumbre del hacer humano.

Gracias al aporte de Boris, hace poco he conocido la "Cantata de los Derechos Humanos", con música de Alejandro Guarello, letra del sacerdote SSCC Eteban Gumucio, interpretación del grupo Ortiga y narración de Roberto Parada.

En la grabación puede escucharse una introducción del Cardenal Raúl Silva Henríquez.

Me consuela pensar qe las luchas de tantas y de tantos han construido un mínimo de paz para nuestras almas.

Escribí este texto poco antes de viajar a la localidad de Alcohuaz. No imaginé que en los días siguientes, la vida me cobraría la palabra: ahora me pesa expresar "mi verdad", me duele la horrible muerte de Rodrigo Cisternas, el obrero iracundo de Arauco, me falta la risa, me invade la desesperanza.

En Arauco ha muerto Rodrigo Cisternas.

Condujo su ira sobre una tierra de sangre.

La mirada de su hijo no bastó para detenerlo.

Montañas de desesperanza pesaban sobre su alma.

Sus bosques eran montañas de aserrín.

Su verdad era la tristeza.

Decenas de balas le pidieron perdón.

Decenas de balas le hablaron de justicia,

de obreros, de libertad.

Ahora no hay vida en sus ojos.

No hay dulzura en nuestra alma.

Nos hay paz en nuestro pequeño azul.



Clotario Blest cargando la urna de Tucapel Jiménez
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!