15 de diciembre de 2007

La leche es buena




La leche es buena. Una gran noticia en medio de días de intenso ajetreo y ternura.

Le gustan los masajes en la espalda, morder todo lo que pilla, escuchar el corazón de sus padres.

Hay que entibiar la habitación para mudarla. Tener las manos y los antebrazos siempre siempre muy limpios, mediante varios minutos de jabón, agua y refriega, poniendo especial cuidado con el espacio entre los dedos. Preparar los implementos, separar el espacio de lo sucio de lo limpio. Poner una toalla sobre el mudador para abrigar el cuerpo y secar rápidamente. Limpiar el cordón con alcohol al 70%. Para el resto del cuerpo, huntar cada algodón en agua tibia. Nunca usar el mismo algodón dos veces.Limpiar los genitales de arriba hacia abajo, empleando un algodón en cada pasada. Secar bien a la niña. Arremangar la ropita antes de ponerla. Darle besitos en todo instante.

(Gracias Johana por haberte dado el tiempo de venir y enseñarnos tus años de experiencia en la posta infantil)

Es de madrugada. Isidora acaba de terminar su primera colación de la jornada. Le doy unos besos en su oreja.

Vuelvo. La operación de mudanza ha culminado con éxito. Me gustó masajearle los pies. La niña duerme profundamente. Ahora es tiempo de dar cariño a la madre. (Tengo el matico hirviendo para aplicarlo a la herida de su cesárea y a sus pezones)

La imagen proviene de este sitio.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!