28 de enero de 2007

todas ibamos a ser reinas




Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia
y Lucila con Soledad.

En el valle de Elqui, ceñido
de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán.

Lo decíamos embriagadas,
y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.

Con las trenzas de los siete años,
y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral.

De los cuatro reinos, decíamos,
indudables como el Korán,
que por grandes y por cabales
alcanzarían hasta el mar.

Cuatro esposos desposarían,
por el tiempo de desposar,
y eran reyes y cantadores
como David, rey de Judá.

Y de ser grandes nuestros reinos,
ellos tendrían, sin faltar,
mares verdes, mares de algas,
y el ave loca del faisán.

Y de tener todos los frutos,
árbol de leche, árbol del pan,
el guayacán no cortaríamos
ni morderíamos metal.

Todas íbamos a ser reinas,
y de verídico reinar;
pero ninguna ha sido reina
ni en Arauco ni en Copán...

Rosalía besó marino
ya desposado con el mar,
y al besador, en las Guaitecas,
se lo comió la tempestad.

Soledad crió siete hermanos
y su sangre dejó en su pan,
y sus ojos quedaron negros
de no haber visto nunca el mar.

En las viñas de Montegrande,
con su puro seno candeal,
mece los hijos de otras reinas
y los suyos nunca-jamás.

Efigenia cruzó extranjero
en las rutas, y sin hablar,
le siguió, sin saberle nombre,
porque el hombre parece el mar.

Y Lucila, que hablaba a río,
a montaña y cañaveral,
en las lunas de la locura
recibió reino de verdad.

En las nubes contó diez hijos
y en los salares su reinar,
en los ríos ha visto esposos
y su manto en la tempestad.

Pero en el valle de Elqui, donde
son cien montañas o son más,
cantan las otras que vinieron
y las que vienen cantarán:

-"En la tierra seremos reinas,
y de verídico reinar,
y siendo grandes nuestros reinos,
llegaremos todas al mar."



Gabriela Mistral, "Tala", 1938.









Gabriela Mistral , tuvo un hijo llamado Yin Yin (Juan Miguel Godoy Mendoza).

Siempre lo trató en público como un sobrino. Muchas décadas más tarde, su albacea reveló aquel secreto candente.

Aquel hijo en las sombras, se suicidó a los catorce años de vida.

Hace medio siglo, ser madre soltera en nuestro continente, implicaba una deshonra, un motivo de humillación y desprecio.

En Chile, hasta el 2004, una mujer abusada por su marido, no tenía derecho al divorcio. Sólo desde 1994 es posible expulsar del hogar a la persona que golpea a una mujer.

Actualmente, el aborto sigue considerándose un delito, pese a que constituye una práctica bastante habitual, y en los hechos, despenalizada.

Nuestras reinas comienzan a llevar con orgullo el título de ciudadanas. Es un triunfo de Gabriela, de Violeta, de Gladys, de Diamela, de Teresa, de Beatriz, de Ifigenia, de Olga.

El Orden Patriarcal está herido en nuestra tierra. No en vano, una de las nuestras ha transitado entre el Centro de Torturas y La Moneda.

En los últimos meses, nuestras artes escénicas han reflejado con asuidad esta transformación social que da cuenta de un país y de una mayoría de familias en que las mujeres solas están al mando.

En Infamante Electra, un afamado senador, admirado por su coraje y sus dotes de conquistador es televisivamente destruido y judicialmente condenado por sus perversiones sexuales. La realidad y el discurso del arte, se abrazan. El buen padre de familia se desmorona. En los hechos, nunca existió.

Los grandes personajes femeninos de Ibsen, Nora y Hedda Gabler, tomaron los cuerpos de Amparo Noguera y Claudia Di Girolamo para explicarnos con sus portazos y disparos que el régimen de sumisión patriarcal está en guerra permanente con las mujeres que han decidido gobernarse a si mismas en ejercicio de la sagrada libertad.

Ello, aunque cueste el quiebre del matrimonio o la vida.

Así las cosas, no es extraño que en estos días de mágico verano, Royal de Luxe, encante a millones con la ciudadana aventura de una niña gigante que encarcela al furioso rinoceronte que estuvo destruyendo Santiago.

Anoche vi a la muñeca roncando en la Plaza de la Constitución. Junto al monumento de Salvador Allende, una muchacha me dijo: ¡ Es fantástico! Al fin se termina el toque de queda!






Aquí está la mirada poderosa de Pamela Albarracín y una foto áerea de www.emol.com





Las imágenes en blanco y negro corresponden a Gabriela con dos de aquellas reinas y con su pequeño hijo.

21 de enero de 2007

entre el azul y gabriela





Tu eres mi azul,
y digo en serio: mi azul,
mi abrigo, mi sueño.

Dónde están tus manos?
Acaso hurgando mi ropa
y buscando aquel olor
sobre una cama tuya
en el piso tercero
de un inmenso paraíso.

Dónde estás cuando no estás?
Acaso mueres en días animales de otoño
mientras yo camino junto al mar
y recojo pensamientos
y rosas de cristal.

Dónde estás cuando quieres estar conmigo?
Quién te detiene entonces?
Acaso tú cuando no eres ?.

Dónde estarás cuando quieras estar
conmigo
y el anciano viento de la tarde
no conozca ya mi nombre
ni aquel olor
ni aquel azul
que sólo fue: "mi azul"


Este poema nació en Cau Cau, una playa de desnuda audacia en la costa norte de Valparaíso, junto a la caleta de Horcón.

En este texto, encontramos una aproximación del azul como expresión de lo ilimitado, el territorio sagrado de la libertad.

Así, transitamos entre el cielo, las aguas oceánicas, las banderas de la República y la tradición oral del indómito pueblo mapuche.

Este amor por el azul, constituye un punto de encuentro con la Gran Revolución, Rubén Darío y Elicura Chihuailaf.

El poema procura construir una Alma especial, habitante exclusiva de mi propio espíritu, de mi propia mirada sobre el mar.

En el otro eje, el impacto que su azul produjo en mi espíritu, contruyó otro Gonzalo, más musical, más libre y, a ratos, más desconsolado.

El futuro podrá separarnos en el plano de los cuerpos, pero ella, la del poema, permanece siempre en un plano atemporal, desabrochando mi camisa, buscando la profundidad de mi olor, en un espacio de sagrada intimidad.

Ella es mi azul, el extenso territorio de la alegría, la dulzura y la vida.

En la fotografía, encontramos a Chamila Ridríguez, como una manera de conectar el universo sensual de Alma con la obra radiofónica que a continuación deseo promover entre vosotros.



Este domingo 28 de enero, a partir de las 20.15, Radio Concierto, 88.15 FM, retransmitirá los tres capítulos de “ Los Cinco Sentidos”, radionovela biográfica de Gabriela Mistral, dirigida por nuestro celebérrimo Raúl Ruiz.

Nuestros blogueros Chamila Rodríguez y Javier Sanfeliu y Gonzalo Maza, participan junto a un amplio equipo de artistas, tales como Ángel Parra , Manuel Silva Acevedo y Virgilio Rodríguez.

En www.concierto.cl podemos escuchar la radio en Internet.

16 de enero de 2007

collage





Por favor: no te vistas de blanco


Por favor: no te vistas de blanco,
no comas ostras, no busques mis
piernas
bajo la mesa, no bebas champaña,
no tiñas de sangre el pisco souer,
no sueñes con viajar
ni con piedras fugaces bajo tu
almohada.

Nunca te abrigues con mi rojo,
no enciendas las velas que son
nueve,
no bebas de mis copas que son siete,
no mires por la ventana del huerto,
no hagas el amor los días lunes,
no cierres la puerta sobre mi alma.

Por sobre todo: no vayas al mar,
no te pienses en mi cielo,
no te puebles con mis manos,
no te acerques a mi olor,
no preguntes por mis ojos
que ya no vuelan ni gritan
sobre tu pena.





Mañana regreso a Valparaíso.

Antes de viajar, digo gracias a quienes vinieron de todo el mundo a festejar el nacimiento de Manuel. En especial, a Valentina, su madre.

En realidad, vosotros sois los Reyes Magos. Vuestra energía azul ayudará al niño en su travesía.

Ese aguacero de amor, hará más pacífica, más justa y más alegre nuestra tierra.

En fin, este poema lleno de un amor triste, uno de los tantos que le debo a la magia de Alma, lo dejo en agradecimiento al cariño de quienes me llamaron, me escribieron y me abrazaron a la distancia en estos días de retiro: Paola, Gabo, Cato,Alicia, Paula , Paloma, Valeria, Smoked Eyes, Vigilia y Claudio.

La fotos, han sido sustaridas de los blogs que más visito y constituyen un collage de fraternidad confeccionado recientemente para mis links.

9 de enero de 2007

Manuel




Manuel nació ayer.


No habrá helicópteros sobre sus sueños.

Se vestirá de mago en los estadios.

Su alegría danzará en las escuelas.

Aprenderá la música de los bosques.

Hablará de estrellas.

Fecundará la Tierra.


Sus ojos buscarán el amanecer.

Aprenderá de su pueblo.

Conocerá los desiertos.

Llenará su alma de mar.



Tendrá montañas y bosques en su espíritu.

Amará los domingos.

Dará besos tiernos a su abuelos.

Comerá choclos en días de sol.



Manuel será un delfín chiquitito.

Jugará con volantines en primavera.

Anudará sus zapatos antes de ir al Colegio.

Ignorará la muerte.

Olvidará el temor.




Ayer, ocho de enero, nació Manuel, el primer hijo de Valentina y Daniel.

El mismo día, hace 27 años, tres niños de Valparaíso esperábamos el nacimiento de un nuevo hermano.

Cuando mi padre tocó el timbre de nuestra antigua casa, salimos corriendo a preguntarle cuál era su sexo, cómo sonreía, cómo estaba nuestro cuarto hermano.

El niño había nacido muerto. Nunca tuvo nombre, nunca le miramos a los ojos, nunca nadamos junto a él en verano.

Siempre pienso en en mi madre cuando es un ocho de enero. Siempre le tengo temor a los nacimientos.






La imagen del bebé recién nacido proviene de esta página japonesa

La última foto es de Manuel con casi un mes de nacido. Proporcionada por Daniel Avendaño, su padre.

2 de enero de 2007

Atrapados


lihn


Las burbujas creaban una marea blanca. Mis ojos veían el fondo del río como una planicie de sal.

Esa mirada era ficción. Tomo un puñado de piedrecillas y al sacarlas a la luz, observo pequeñas roquitas pigmentadas de los más diversos colores.

Vuelvo a bajar. Me introduzco bajo una pequeña catarata. La corriente me empuja. Me aferro a una piedra para resistir la fuerza mágica del agua.

En ese instante, viene a mí el recuerdo. Nuestra casa de campo. Mi mano en el tubo de desagüe, resistiendo la succión. Se siente un peligro absurdo, inmoral.

La catarata es como el chorro de agua que llenaba la piscina, divirtiéndonos con su carga de frescura y con los pequeños bichitos que afloraban entre sus burbujas.

Pienso en Enrique Lihn. Veo que es cierto. Nunca salí de la piscina familiar. Del buceo en las aguas tranquilas. Del mínimo peligro de caer en picada hacia los azulejos relucientes.

Regresemos al Altiplano. El agua es tibia y la catarata nos regala un jacuzzi natural.

Algunos turistas sacan copas y botellas de champaña. Los volcanes nos regalan su mirada más dulce. Mi corazón se anima y paso las últimas horas del año hablando con decenas de personas de todas partes del mundo, bajo el pretexto de una lectura de tarot.

Me sorprendo hablando en lenguas que no conozco, mientras mi ciudad, Valparaíso, celebra su día más sagrado.


puritama




NUNCA SALI DEL HORROROSO CHILE

Nunca salí del horroroso Chile
mis viajes que no son imaginarios
tardíos si -momentos de un momento-
no me desarraigaron del eriazo
remoto y presuntuoso.

Nunca salí del habla que el Liceo Alemán
me infligió en sus dos patios como en un regimiento
mordiendo en ella el polvo de un exilio imposible
Otras lenguas me inspiran un sagrado rencor:
el miedo de perder con la lengua materna
toda la realidad. Nunca salí de nada.


Enrique Lihn. A partir de Manhattan. Poemas. Ediciones Ganímedes, Valparaíso, 1979.


El antiguo edificio del Liceo Alemán, quedaba en el costado sur de la Alameda, en los terrenos que ahora ocupa la Carretera Norte Sur.

El inmueble no sobrevivió, sólo quedó el poema, brincando sobre patios fantasmas, sin que el alma lograra huir de la infancia.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!