18 de febrero de 2008

lloras




Hija: Son las dos de la mañana. Lloras después del biberón, la muda de pañales, las caricias en la espalda y la música para niños de Bartók.

Hice un poco más de papa. Ma quedan muchos más abrazos para darte.

18 comentarios:

Roxi dijo...

Gonzalo no conozco la música de Bartok, me dejas la curiosidad voy a buscar algo.
Seguramente es linda, y acompañada de abrazos, què mejor?
Abrazo!

Perséfone dijo...

Y así son los bebés, lloran por mas y mas abrazos!!

Anónimo dijo...

Encantadora imagen, un bello escrito... compañía perfecta.
Saludos.

Anónimo dijo...

Comunicado urgente del departamento de marketing de Flor.

Vigilia dijo...

Sé de insomnios y desvelos, aunque no de niños...
Sé de esperas y de relojes lentos...
Gracias por dedicarme un pensamiento en medio de la noche cerrada.

Cariños

The butterfly Effect dijo...

Sencillo... connmovedor

Un saludo de

Las Autoras

Eugenia Cristina dijo...

Así va ocurriendo la vida y se vive como se puede. Los primeros dos meses maman a cada rato y después van espaciando de a poco. ¡Que la vivas lo mejor posible!

En mi caso, cuando mi hijo mayor tenía unos cuatro meses, estaba tan cansada, amamantando y estudiando con horario reducido, pero en suma, agotador para mí; que según parece, una vez que mi marido intentó despertarme, para que le diera un patito a la guagua que despertaba puntualmente a las cinco de la mañana y dormía algo más, si yo le daba un patito de agua de anís; respondí entre sueños: "Hay que escribir una expresión de unos y ceros para poder mudar la guagua."

Ex-compañeras de medicina de mi hijo Gonzalo que por ahora tiene 27 años; y una sobrina, algunos años mayor que interrumpió sus estudios de lo mismo cuando tuvo su primera hija y después los terminó, han interrumpido estudios o trabajo, planificadamente por un mínimo de seis meses, al tener una guagua. Las tendencias actuales de la pediatría dicen que la criatura necesita vivir exclusivamente de mamar, un mínimo de seis meses y ellas lo han cumplido. Lo que es yo, he vivido la vida "a capella", con mucho esfuerzo y ninguna planificación.

Un cariñoso abrazo.

Eugenia Cristina dijo...

PD: Gonzalo es el menor de mis hijos.

Natasha dijo...

Felicidades!!, no está mal ensayar a papi por un rato y con música de llanto jeje

Pamela dijo...

Suerte mayúscula velar el sueño de un hijo querido amigo.

Repaso tus últimos textos que hablan de muertos queridos y no tanto, es extraña la muerte en el verano, nada se detiene, la vida y la muerte fluyen como siempre.

Escuché tu voz, escuché claridad.

Un beso

Pamela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nika dijo...

que lindo cuando tu hija crezca y pueda leer todo esto que le escribes.

abrazos

Isabel Romana dijo...

Hacer de pap� te sienta bien. Y, sobre todo, le sienta bien a ellas. Besitos a todos.

Pía Bórquez dijo...

y llorará a las 3 a las 4 y a las 5 aun asi hay miles de abrazos para ellos...

son infinitos como el amor que nos dan!

saludos

Ontokita dijo...

y si le cantas una cancion todo irá mejor.

Fortunata dijo...

!Linda tu bebe!...mmm que tiernos son cuando los tenemos en brazos....

Un beso para los tres

Matilde dijo...

que dulce padre eres

.

me encanta leer tus apapachos hacia tu hija

.

un abrazo

Mary Rogers dijo...

Me encantó:=)

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!