25 de junio de 2008

La educación de Isidora


Desde que supe que venías en tu embarcación de células, surgió en mi la inquietud de mostrarte el mundo.

Cómo ayudarte a ser más feliz, más libre, más sana?

Cómo hacerte amiga de la bondad, de la dulzura, del respeto?

Hasta ahora estoy contento, porque la sonrisa habita en tu rostro y la alegría fluye en cada gesto tuyo.

Pero pronto aprenderás a conversar y no te bastará con las caricias, la danza, los colores y los abrazos.

Habrá que dejarte una sinfonía de relatos, explorar contigo un bosque de números, personas y movimientos. Policéntricamente, como si el mundo entero fuera nuestra casa.

“Conócete a ti mismo”. Recuerdo. “Emplea como espejo a las estrellas“, replico para hundirme en los misterios de “Delfos”

Habrá música de Chiloé y Salzburgo. Conversaciones con cineastas. Tardes y mañanas en el teatro.

Habrá que descubrir las tierras, bendecir los océanos, dar la mano a gente. Escucharla, aprender secretos en sus ojos, compartir la mesa y los sueños.

Beber la ciencia con los ojos sobre la tierra. Hablar con los Minotauros. Entender a Ícaro. Emprender el vuelo.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!