30 de junio de 2008

Carta N°79 para Isidora




Querida hija:

Esta madrugada, mientras tomas tu mamadera, a un día de la primera vez que dijiste mamá con carga de sentido, quiero hablarte de los rasgos de magia que van encaminando tu vida.

Como ya sabes. Inspirada por la poesía, fue tu abuelita Ana María la que antes de fallecer sembró en mi la inquietud de conocer a tu madre.

En las semanas previas a tu fecundación, las láminas del tarot examinadas en medio de los vapores del Tatio, me hablaron de una nueva era solar, de un nacimiento que vendría a cambiar las cosas.

En enero, el nacimiento de Manuel, hijo de Vale y Tuto, activó en mi un cariño especial por los niños y su carga de futuro.

A fines de ese mes conocí a tu madre. A los pocos días purifiqué mi alma y mi cuerpo mediante el fuego y el agua de la alta cordillera.

Pronto, comenzaste tu viaje de estrellas hacia nuestros brazos.
Durante los primeros meses de tu viaje, sentí fuerzas que me "hablaban", dándome consejos para el bienestar de nuestra joven familia. Sospecho que esas mismas fuerzas hicieron desaparecer mi naipe de magia negra.

Desde el momento mismo de tu concepción, supe que estabas en camino y que tu nombre sería "Isidora", tal como la madre de mi abuelita paterna, significando que eres un regalo de la sabiduría sagrada, un regalo de las más dulces estrellas y de nuestros ancestros.

Al poco tiempo, comencé a escribirte cartas, que ya suman 79, las que a su debido tiempo, te darán cuenta de tu historia y del estado de nuestra alma, desde los comienzos.

Ahora que naciste, has tomado la costumbre de madrugar y hacerme comapañía en mi insomnio de mañana, felices ambos de conectar nuestras energías y nuestra luz, en los momentos previos al regreso del sol.

Anoche, he leído en la prensa que astrólogos promueven un nuevo signo zodiacal correspondiente a tu fecha de nacimiento, se trata de Ofiuco, asociado a Asclepio, hijo de Apolo (Esculapio entre los romanos), el padre de la medicina, educado por el Centauro Quirón.

Y los sincronismos no cesan, mira este poema que escribí el 2001:

Soy un centauro enhebrado a tus nubes,
pordiosero extravagante e ingenuo,
junto a sueños y días que no me
pertenecen.

26 de junio de 2008

100 años de Salvador Allende.




Presidente. Que vida nos regalaste!!!!

Por toda la tierra se cuentan tus historias. Tu compromiso. Tus yerros. Tus aciertos. Tus campañas.

Te imagino haciendo ejercicios de yoga, examinando cadáveres en la morgue de Valparaíso, conversando con un zapatero anarquista, recorriendo  campos y  ciudades de Chile.

Te pienso, siempre enamorado, batiéndote a duelo por  afectos de una dama, encendiendo  luces de tu templo, defendiendo a Chile en la Asamblea de los pueblos.

Te diste el lujo de vivir como un hombre,  fundar Alamedas en nuestra alma,  vivir para siempre en  nuestro fuego.

25 de junio de 2008

La educación de Isidora


Desde que supe que venías en tu embarcación de células, surgió en mi la inquietud de mostrarte el mundo.

Cómo ayudarte a ser más feliz, más libre, más sana?

Cómo hacerte amiga de la bondad, de la dulzura, del respeto?

Hasta ahora estoy contento, porque la sonrisa habita en tu rostro y la alegría fluye en cada gesto tuyo.

Pero pronto aprenderás a conversar y no te bastará con las caricias, la danza, los colores y los abrazos.

Habrá que dejarte una sinfonía de relatos, explorar contigo un bosque de números, personas y movimientos. Policéntricamente, como si el mundo entero fuera nuestra casa.

“Conócete a ti mismo”. Recuerdo. “Emplea como espejo a las estrellas“, replico para hundirme en los misterios de “Delfos”

Habrá música de Chiloé y Salzburgo. Conversaciones con cineastas. Tardes y mañanas en el teatro.

Habrá que descubrir las tierras, bendecir los océanos, dar la mano a gente. Escucharla, aprender secretos en sus ojos, compartir la mesa y los sueños.

Beber la ciencia con los ojos sobre la tierra. Hablar con los Minotauros. Entender a Ícaro. Emprender el vuelo.

19 de junio de 2008

encuentro con los profesores




“La realidad es una ilusión causada por la falta de alcohol”, leí una vez más ayer en la barra del “Bar Inglés” , mientras Mozart era tarareado por mis labios, que alternaban los besos de una deliciosa vaina con la música de la alegría.

La mañana todavía era joven y mi pequeña celebración de algunos trámites concluidos con éxito se confundía con la algarabía de los Chancho en Piedra que remataban una extensa noche de carrete.

En la puerta del bar me esperaba la realidad. Presididos por un cartel que gritaba: “Los maestros al luchar, también enseñan”, una multitud de profesores marchaba por las calles bancarias del puerto.

Me impresionaron sus rostros llenos de pena, su ropa de gente pobre, el cansancio marcado en cada detalle de sus semblantes, venidos de Lota, de Copiapó y de cada confin de nuestra tierra.

Pienso en mis propios profesores. En el amor que se envuelve en la enseñanza . En lo torpe que hemos sido al relegar a nuestros maestros a un plano secundario. A ellos que habitan nuestras propias conciencias. A ellos que abrazan nuestras almas.


7 de junio de 2008

“Agrícola”




“Agrícola”
Así te defines.
Eres la mejor tierra.
El agua buena.
Los poderosos sauces
encabezan tu reino.
Las nubes te tocan,
te limpian,
te dejan libre.


“Pasión”.
Ese debería ser tu nombre.
Cuando abrazas.
Cuando besas.
Cuando te enfadas
y un círculo de sombras
se pudre a tus pies.


Rostro de manzana.
El espíritu crece en tu cuerpo.
Hay bosques en tus sueños.
Zapatos rojos en tu dulzura.
Delfines en tu alegría.


De invierno.
De ese material
está hecha tu alma.
La lluvia
construye tus sonrisas.
El frío
no te deja su marca.
El silencio
no apaga tu dolor.

5 de junio de 2008

proyecto cabaret






Las ciudades están llenas de secretos, de historias que ocurren en sus bares, sus estadios, sus parques.

Historias que evolucionan y que de pronto se truncan, quedando como un sueño, una memoria colectiva, el relato de abuelos y de periodistas viudos de viejas noticias.

Por un dulce sincronismo, nuestra amiga, Piti - Cristina Guerra- se encontró con el archivo del fotógrafo David Rodríguez Peña, reportero de la noche Santiaguina de hace medio siglo.

Con el apoyo del FONDART, esta joven antropóloga creó el sitio www.proyectocabaret.cl , que exporta el período clásico de la noche chilena hacia a los ojos de las nuevas generaciones.

Aquellas fotos convocaron a mi mente el recuerdo del “Moulin Rouge”, como si Pigalle se hubiera mudado a la calle Huérfanos. Vi los mismos rostros impersonales. La sonrisa universal de una muñeca La música abrazando a la piel.

La próxima vez que recorra Santiago y reciba las tarjetas de los saunas o pase junto a los cabarets vecinos al Cerro Santa Lucía, pensaré que hubo un tiempo mejor, en que el deseo vivía más cerca del arte.

La foto es de David Rodríguez y proviene de www.proyectocabaret.cl

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!