5 de enero de 2009

boda





Llega nuestro viento

y mi alma huele tu deseo,

quiero beberte

en copas de selva,

combatir la mesura,

doblegarla,

desnudar el otoño,

arrinconar la semana,

lo apropiado,

las reglas,

la misma luz.



Hay sol

y me faltas para abrir el cielo,

para derramar la vida,

incluso para fingirla.


Ya mañana habrá tiempo para la muerte,

para los fragmentos,

para la media luz.




Ya mañana comenzará a llover.






Escribí este poema por encargo, para el ritual de una boda holística que celebró mi maestra de yoga, Amla.

Es un llamado a darse tiempo para amar antes de que todo se destruya, porque al final del día, la reina de las piezas negras siempre nos gana la partida.

Ahora buscando una foto de boda, encontré la de Susana Ramos y Salvador Bidegorry, hechos desaparecer por la dictadura argentina pocos años después de su boda. Su hija de 21 meses, fue entregada a unos vecinos.

Hay que vivir, aprovechar estas estrellas, regresar una y otra vez al mar.


La imagen poviene de este sitio.

2 comentarios:

Nocheoscura dijo...

Pues me ha gustado, sobre todo la explicación porque yo con la poesía me pierdo un poco bastante, ya lo sabes, ¿no?

En cuanto a lo de tu profesora tuvo que ser mucha responsabilidad. A Susana Ramos y Salvador Bidegorryr les habrá hecho mucha ilusión este homenaje desde allí arriba.

Isabel Romana dijo...

Es muy bello el poema y la recomendación de amar antes de que todo se destruya. Es triste la fotografía, cuando ya sabemos el trágico final de sus protagonistas. La vida es dura. Espero que el nuevo año te traiga muchas cosas buenas para tí y tu familia y sensatez, justicia y paz para todo el mundo. Besos, querido gonzalo.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!