10 de mayo de 2011

Güiña


Traigo el arroyo desde la montaña,

me acompaña el pensamiento del espino

el secreto del queltehue

el plazo de la güiña

la timidez de los coipos

los pasos dorados del tiempo

los cinco ojos de la tierra.

3 comentarios:

favole dijo...

Y es que tú nunca caminarás solo...eres demasiado sabio :)
Un abrazo inmenso!!!

Maritza dijo...

Qué hermosa criatura!
Y tus versos conforman una melodía montés...
:)

Abrazos.

Isabel Romana dijo...

Hermosísima imagen y hermoso poema que casi parece un mantra, algo para repetir y repetir y aproximarnos a la naturaleza. Un abrazo, querido amigo.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!