14 de agosto de 2012

Toro






El toro regresa alegre de su jornada
ha bebido poemas con su asesino
y ha tocado campanas  en su tortura.
Mañana tras orar con su fe de gigante
regresará con  espadas lavadas y brillantes
más puro y más sagrado que en la víspera
dispuesto a las heridas 
y a empujar  su rabia  contra el acero.



Este texto conversa con el célebre poeta hebreo Yehuda  Amijai en:

EL TORO




El toro volvió de su trabajo diario en la arena,

después de beber café con los toreros.

Les dejó en un pedazo de papel su dirección

exacta y el lugar de la capa roja.

La espada está clavada en su dura cerviz.

¿y cuándo llega él a casa?

Ahora está en cama

con sus pesados ojos judaicos.

Comprende que también al acero

le duele penetrar la carne.

En su reencarnación pedirá ser espada,

por lo menos le quedará el dolor.

("La puerta está abierta, si no,

la llave está debajo del umbral")

Conoce de la gracia nocturna

y de la gracia verdadera.

En la Biblia figura entre los animales puros.

Es muy puro, es rumiante

y su corazón está partido y dividido

como las pezuñas.

En su pecho estallan las tormentas,

secas y agrias

como si brotaran de un colchón reventado.



La imagen proviene de este sitio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!