17 de diciembre de 2012

treinta años después



En la televisión, las figuras de los 80 lucen todo su humano idealismo. No ocurre lo mismo en la prensa de hoy con Luis Eugenio Díaz y varios de sus colaboradores.

Es extraño. Haberse fogueado en elevadas pruebas de honor. Haber arriesgado la vida y ahora humillarse ante el dinero.

Como nos va quebrando el consumo, la pequeña ambición,  el poder oscuro  del deseo.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!