8 de octubre de 2014

Hombre de Lluvia





Puse sobre la faz de tierra 
a un hombre de lluvia
luminoso  y voraz
le di trescientas mujeres
para amarlas sólo ahora
borde entre dolor y la ternura
lugar sin tiempo
ajeno a la sombra del minuto
extraño al castigo del olvido.

Furibundo:
las atrapa desnudas en senderos
las lleva y  trae desde su hondura
desmayadas de deseo
lánguidas y vivaces
radiantes  al  interior de un silencio
gritantdo el placer de su trueno.

Y amándolas  a  todas
a mi me ama
y crece en el poder de mis rayos
y muere dormido en mi fuego.



Este texto conversa con Gonzalo Rojas en su gran poema:



¿Qué se ama cuando se ama?

¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida
o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué
es eso: ¿amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes,
o este sol colorado que es mi sangre furiosa
cuando entro en ella hasta las últimas raíces?

¿O todo es un gran juego, Dios mío, y no hay mujer
ni hay hombre sino un solo cuerpo: el tuyo,
repartido en estrellas de hermosura, en partículas fugaces
de eternidad visible?

Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra
de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar
trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,
a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso.




La fotografía de Tunick proviene de este sitio.

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!