22 de enero de 2017

Año 1099


Jerusalén ha sido tomada.
Arden mezquitas y sinagogas.
La sangre es río que hiede.
Muere aquí la ternura.
Luz y palabra de Cristo.

Los niños caen como estrellas.
Son brasas que aún gritan.
Se incendia  el sentido.
Grita el año y el siglo.
El respeto marcha sin cabeza.
Fátima vuelve a enviudar.



Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!