16 de febrero de 2017

Ser libre se castiga



Cada día me enseño a ser libre.
Y es como aprender a nadar
o usar una bicicleta.
Sólo que el aprendizaje no concluye.


Cada día me enseño a ser libre.
Y los logros suelen conllevar un castigo.
Risas de la calle.
El enfado gris del poder.

Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!