8 de abril de 2017

Sobreviviente


Mi hijo retorna de la guerra.
Cojea y trae cicatrices.
Tiene el hambre del mundo.
La muerte ha borrado su sonrisa.
Hay bombas castigando su alegría.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!