19 de octubre de 2017

Víctor Hugo Arévalo Silva





Víctor Hugo inspira y expira.
En  calle Quillota resurge el internado
Los viejos pasillos de La Normal
Telares  y artefactos.
Instrumentos de cuerda
Lecciones, pinceles.
Chile creando humanidad.

Víctor Hugo respira.
Sus oleajes vuelven a embestir la costa
Regresa el rubor  a sus cordilleras.
Fricke rescata a los niños de hoy.

Palpita el corazón de Víctor.
Las flores brotan  en el parque.
Vuelve su hija a abrazarlo.
El pescador sonríe junto al mar.

En el templo reina la paz.
Sólo luz y su silencio.
La enorme presencia de su alegría.

Su abrazo que viene de Dios. 

No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!