24 de diciembre de 2009

Inicio




En Chile es solsticio de verano y todo parece retroceso, rondan en mi alma inquietudes sobre la necesidad de tejer más y mejores redes de afectos y opiniones entre los ciudadanos.

Porque vivir en comunidad exige escuchar, dar abrazos y elevar la voz de vez en cuando.

Exige también que desarrollemos nuestros talentos - por imaginarios que sean- sin aprisionarlos en las paredes de la carne, regalándoles un lugar bajo las estrellas.

Así, ha surgido en mi la idea de hacer algo cada día del año 2010. Algo de lo que me gusta hacer. Algo que llamamos poesía.

Un poema cada día, de navidad a navidad, siguendo la huella del astro padre.

Comencemos.


Biblia


Me excita pensar en Dios.

No es cierto mierda.

Lo que me gusta es la Geometría.

El idioma universal. Babel.

Los misterios de Dan.

Bendito sea el vientre de Raquel,

lleva números junto a ídolos robados,

lleva el nombre de Hiram,

brota en templos de luz,

brota en templos de piedra.

Hermosa: por qué comiste la mandrágora?

Ya lo se.

Tu secreto está entre líneas.

Al fin y al cabo, el padre se opuso a la muerte.

Al fin y al cabo, todo fue descubierto y vuelto a cubrir.





En la imagen, San Juan Bautista, en imagen trazada por Leonardo. Su figura marca el solsticio de verano.

A él le pido que me abra la puerta de los delfins, porque trabajo en su arte, porque vengo de su Taller.




Isidora duerme.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!