30 de septiembre de 2010

vendiendo espejitos a los indios








Llegaron los hombres del primer empresario

con dos grandes ofertas para los presos:

retirar las querellas y derogar la ficción

que hace presumir el terrorismo.


Pero la Constitución

hace inaplicable la ficción invocada

y el desistimiento de los libelos

no detiene los juicios.


Dudosos,

los peñis pidieron la opinión

de jueces y fiscales.


Indignados, los empleados del dinero

denunciaron la alteración del orden,

la cabeza dura

y la intransigencia de nuestro pueblo.



¿Puedo decirlo con más claridad y más vergüenza?







La imagen corresponde a la obra "Espejo", de  Sonja Bakker y proviene de  http://essebes.punt.nl/

2 comentarios:

lichazul dijo...

primero hay que derogar esa ley y cambiar el párrafo constitucional...o mejor de una HACER UNA NUEVA

cosa que el oficialismo tiene sus cabos atados por interés empresarial y de poder

es como borrar con el codo lo escrito con la mano

besitos de luz

José Antonio Fernández dijo...

Un poema para reflexionar. Así es, algunos parecen que tienen un espejito mágico que no les deja ver la realidad, allá ellos.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!