24 de julio de 2016

Oscar Wilde


En la miseria, asediado por el rechazo
y bajo el nombre de Sebastián Melmoth
he muerto en Paris a los 46 años.
Se dmarchan aquí mis sentidos.
El olvido se lleva  mis idiomas.
Aquella  provocación de mi pelo.
Lejanía de mi sangre.
El imponente peso de mi genio.

He muerto y moriré con mi hijo en las trincheras.
El compás se ha quebrado.
La Asamblea castigó mi alegría.
Excesos de mi aurora.
Voces de mi cuerpo.
Signos libres de mi vida.

Pero sé  que estará mi voz en el hablar de la gente.
Mi cohete tronará en  los cielos.
Habrá besos en mi sombra.
El teatro enseñará mis luces.
Retornará mi nombre a los templos.



La fotografía de la tumba es de @rafaelojea.








No hay comentarios.:

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!