12 de noviembre de 2017

Claustro interior

El apego provoca enfado.
Ríos de tristeza.
Saltos y rutas inquietas.

Gonzalo se enoja y lo torna sueño.
Discuten sus espíritus.
Hablan sus ojos y su rostro.
Sus miedos.
El claro afán de respeto.

Entonces escribo.
Tejo y destejo mi centro.
Ríen fantasmas.
Corre y llora mi duende.

Entonces descanso.
Envejezco.
Comienzo  ritos de mi muerte.
Vuelvo a crecer desde el cielo.

Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!